News

Page 1 of 7  > >>

Dec 6, 2018
Category: General
Posted by: walhalla44

Nueva sección: módulos de Vassal y Cyberboard

Nov 24, 2018
Category: General
Posted by: walhalla44

Red Army, de GDW (1982)

Nov 11, 2018
Category: General
Posted by: walhalla44

Somme 1916.

News from the fronline!
 

Somme 1916: el Lodo y la Gloria

Por Enric Martí.

Tamizamos la corriente, vamos a tientas hacia abajo: oscuro y duro trabajo el nuestro, los pescadores de la muerte.

 E. Hilton Young

 

La proyectada ofensiva de la Entente para el frente occidental en 1916, se vio precipitada por la apurada situación de los franceses en Verdún. La parte del río Somme, donde iba a desarrollarse la batalla discurría entre meandros cenagosos con escasos accidentes geográficos a excepción de los altos del sudeste, de Thiepval a Guillemont, en poder de los alemanes.

Las citadas elevaciones serán el objetivo del IV ejército británico (Rawlinson). Los franceses del VI ejército (Fayolle) atacarían en terreno más llano, en la derecha inglesa. En el bando alemán, durante los dos años de ocupación y posiciones estáticas habían fortificado el terreno de una manera formidable, y aprovecharon cualquier punto de observación para dominar en todo momento las líneas enemigas. El propio Churchill observará posteriormente que eran las líneas más sólidas y mejor defendidas del mundo.

frente occidental, 1915

El frente occidental, enero 1915-diciembre de 1916. Avances en las batallas de Verdún y Somme.

La discreción en los planes, no era precisamente una característica del ejército británico, con frecuentes filtraciones a la prensa y en la retaguardia civil. El nuevo y esperado ejército carecía de la instrucción necesaria y se puede calificar directamente como “carne de cañón” a pesar de que, desde principios de año, alemanes y franceses habían experimentado con un notable éxito las tácticas de infiltración de infantería ¡Lo de la delgada línea roja sólo era una inspiración para saturar cementerios...!

foto trincheras alemanas Somme

Foto de reconocimiento aéreo de las trincheras alemanas, mayo de 1915.

La gran acometida

A pesar de que el general Douglas Haig postulaba por una corta preparación artillera, se opto finalmente por cinco días sin interrupción y sin precedentes en cuánto a intensidad se refiere. Su efecto puede ser discutible: ¡Un fuego general, pero poco concentrado! pero lo que no admite la más mínima discusión es que cualquier vestigio de sorpresa desapareció a la primera andanada y es digno de tener en cuenta que los alemanes tardaban sólo tres minutos en salir de sus refugios a 12 metros bajo tierra y colocar sus ametralladoras en posición…

En este período de la guerra, el ejército inglés carecía de los calibres pesados de sus enemigos o incluso de su aliado, a lo que hay que añadir que gran número de las granadas suministradas por estados Unidos eran defectuosas (Ese país tan neutral que tenderá como casus belli el hundimiento por un sumergible alemán del Lusitania ¿Qué trasportaba el sufrido transatlántico en sus bodegas? ¿Ratones Mickey? Pero la principal pifia del bombardeo previo fue no destruir las infranqueables líneas de alambradas y lo más vergonzante, todos los altos oficiales lo sabían y se lo guardaron para sí mismos ¡Correr es de cobardes y de malos toreros! La cúspide del cinismo lo tenemos en las palabras del general Haig ¡Que creía firmemente estar tocado por la gracia de Dios! El 30 de junio, víspera del inicio, afirmaba: ¡He hablado personalmente con los jefes de los cuerpos de ejército y todos rebosan confianza...!

momentos previos al ataque

Momentos previos al "picnic". 1 de julio de 1916.

Calvarios de Flandes

Al alba de aquel dramático primero de julio, cien mil hombres salieron de sus trincheras con un admirable paso regular. Se les había dicho que, después del bombardeo previo, “iban a participar en poco menos que un picnic” pues nada habría quedado con vida después del bombardeo. A más a más cada infante cargaba un mínimo de 30 Kg de equipo en plena canícula ¡Morte sana in corpore sano! Todos se deseaban buena suerte, pero esta no iba a hacer acto de presencia…

ataque al paso

Sin prisa pero sin pausa.

Al llegar a las por lo general primeras alambradas, los cuerpos 3º, 8º, 10º, 13º y 15º británicos, junto a los 20º y 35º franceses, fueron segados impunemente, lo que no fue óbice para seguir insistiendo pisoteando los cuerpos inermes de las antecesores de la matanza; muchas son las unidades que ostentan el dudoso honor de mayor porcentaje de muertos en el menor tiempo… El paroxismo llegará con ejemplos como en Heidenkopf una de las pocas posiciones alemanas conquistadas en esa jornada, que será arrasada por la segunda línea, a la que nadie había informado de su afortunada ocupación.

En toda la jornada el único éxito notable lo consiguió 13º cuerpo (Congreve) limítrofe con los cuerpos franceses y que inicio su ataque en dirección a Montauban logrará capturar el cuartel general del 62º Rgto., así como poco menos de 2.000 prisioneros para lo cual contó con el apoyo de la artillería pesada francesa.

Al final del día, los muertos británicos alcanzaban la dantesca cifra de 20.000, siendo los heridos de diversa gravedad el doble de este escalofriante número. La mayor parte de las bajas del “picnic” fueron causadas por menos de cien ametralladoras alemanas…

Gordon Highlanders Mametz julio 1916

Asalto de los Gordon Highlanders. 1 de julio de 1916.

Cambio de río

Gracias al abnegado sacrificio de los soldados británicos, serán los franceses quienes topen una menor resistencia a su avance, si bien su infantería, más experta, maniobra con mayor flexibilidad y destreza. En su sector sí que hubo un cierto grado de sorpresa, pues los alemanes no podían concebir que, estando en marcha la trituradora de carne de Verdún, los franceses pudieran contribuir con un número significativo de tropas (6 Divisiones). El mariscal Foch, con astucia, retrasó varias horas su ataque para hacer creer a los alemanes que sus líneas se mantendrían pasivas.

En esa aciaga jornada capturarán 6.000 prisioneros, arrasando todo el parque artillero de la 121ª Div. alemana, amenazando la lo localidad de Peronné, para la que el 20º cuerpo (Balfourir) requirió el apoyo inglés para lograr una superioridad numérica local; pero estos se encontraban en un shock generalizado que les impediría lanzar sus reservas al menor resquicio que ofreciera síntomas de debilidad.

Los escasos poilus (“peludo” apodo de los infantes franceses veteranos) que habían tenido la suerte de esquivar el cíclico tiovivo de unidades francesas en Verdún, tuvieron su dosis de miseria colectiva en el Somme. Muchos años más tarde, el mariscal declarará con suma clarividencia: ¡La constante visión de la muerte había impregnado al soldado francés de una resignación que lindaba con el fatalismo!

ataque francés Somme

El ataque francés de julio en el Somme.

Un ataque de aficionados

Organizado por aficionados, así describieron con dantesco sarcasmo los franceses a la sucesión de ataques que sucedieron al rotundo fracaso del primer día de la batalla. El día 3, Haig que no tenía una idea clara de bajas, ni de emplazamiento de las unidades propias, ni enemigas, ordena reanudar el ataque. Pero la reserva de munición artillera no se había repuesto en su totalidad. La noche anterior, había llovido copiosamente y tras las bajas sufridas la infantería no tenía la fuerza y entusiasmo de hacía dos días.

La noche del 14 de julio, seis brigadas (22.000 hombres), tras un breve pero violento bombardeo, salen de nuevo de sus trincheras y logran un meritorio avance de 1 Km de profundidad por 7 de ancho, rompiendo la segunda línea alemana. Los escépticos franceses jaleaban asombrados. ¡Lo han logrado! pero como ya había ocurrido el año anterior en Gallipoli (Turquía) la explotación no estuvo a la altura del espíritu de sacrificio de la fiel infantería, y tanto la reacción del mando como la ubicación de las unidades de caballería en las alas, a excesiva distancia en retaguardia, malograron tan inesperado avance. Entre dudas y pausas, se perderán nueve horas y no será hasta la llegada la noche del día 15, que la maltrecha 7ª División de infantería apoyada por la reclamará caballería aparezca en primera línea para contribuir al victorioso ataque.

El siempre decepcionante Haig optará por trasformar su idea original en una batalla de desgaste que se prolongará hasta otoño ¿Tenía fondo el sótano de su fracaso? Lo único positivo para la Entente fue que esta refinada estrategia que resumimos en ¡Voy dar cabezazos a la pared y así evito que se lastime mi puño! conseguirá que los ataques en Verdún queden suspendidos sine die por parte alemana, produciéndose el 11 de julio el último intento serio de tomar la ciudad del Mosa por parte teutona.

carro Mark I en el Somme

Carro Mark I en el Somme. Septiembre de 1916.

Los alemanes tampoco estuvieron contentos posteriormente de su dirección de la batalla, al concebir una defensa demasiado rígida, pues trataron de retener y recuperar un terreno de por sí baldío y de nula relevancia geoestratégica. El no ceder un palmo creará escuela entre elementos castrenses de escaso talento como Franco, como veremos en sus Brunetes, Terueles, Ebros…

Las puntuales lluvias otoñales acabaron por trasformar el torturado campo de batalla en un lodazal, pero el mariscal francés Joffre insistía en que el crédulo Haig insistiera en sus trece, ante la ingenua creencia de que el ejército alemán podía desmoronarse de un momento a otro ¡Por lo que se ve el británico estaba de un fresco y lozano que tiraba de espaldas...! y así, llegaremos al 11 de noviembre, en el que se produce un último ataque sobre la castigada altura fortificada de Beaumont-Hamel que cae por fin en manos británicas. Desde su cumbre sólo se divisan trincheras inundadas y un barro no sólo empapado de la lluvia torrencial…

batalla del Somme

Batalla del Somme.

Campos de amapolas

Los siempre generosos emolumentos de la muerte arrojan cantidades del todo inaceptables para el raciocinio humano ¿Si puede llamarse de esta forma semejante sinsentido? Los británicos acusarán en la campaña 420.000 bajas, los alemanes una cantidad ligeramente superior, y los franceses 200.000 que, junto a las de Verdún, justifican sobradamente los motines que se producirán en el verano del próximo año de suma y sigue. Pero en sí las bajas del primer día no difieren en absoluto de las catastróficas ofensivas lanzadas por franceses y rusos hasta la fecha ¿Cual es pues la diferencia? sin duda el nulo avance del primer día y los escasos 15 Km alcanzados a su conclusión, que proyectaron un paradigma de incompetencia e inutilidad.

Si todo hubiera cristalizado en una victoria espectacular todo sería aceptable, pero es que nada sucedió como estaba previsto: ni los hombres ni el equipo que acarreaban estaban preparados para el asalto, sino para la ocupación de un terreno que supuestamente la artillería había laminado, pero un elevado número de los proyectiles no estalló debido a su fabricación rápida y a manos de operarios no cualificados. Lo más problemático fueron las expectativas del Alto Mando que no eran para nada compartidas y comunes entre los subordinados, puesto que nadie tenía un concepto claro del objetivo.

Posteriormente los británicos se adjudicaron un peculiar éxito al alegar que se había logrado un ostensible desgaste y cierto era; pero obviamente omitieron que el desgaste era mutuo…

mina altura de Hawthorn

Estallido de la mina H3 (18 toneladas de amonal) bajo el reducto de la altura de Hawthorn.
07:20 del 1 de julio de 1916.

Bibliografía

La batalla del Somme, Martin Gilbert, Ariel.

La crisis mundial 1911-1918, Winston Churchill, De bolsillo.

Historia de la guerra de 1914, Carlos banús; Montaner y Simó editores.

La batalla del Somme, John Buchman, Thomas Nelson & sons.

Grandes batallas de la primera guerra mundial, VVAA, Rombo.

La guerra europea, Gonzalo Calvo, Editorial Maucci.

Introducción a la historia militar siglo XX. Luis Alonso, Academia militar de Zaragoza.

 Las Grandes batallas, Richard Holmes, Editorial Martín.

Breve historia de la primera guerra mundial, Alvaro Lozano, Nowtilus.

La gran guerra, Jhon H Morrow, Edhasa.

última actualización: 11 de noviembre de 2018.