News

Page 1 of 23  > >>

Aug 1, 2020
Category: General
Posted by: walhalla44

La guerra de la oreja de Jenkins, S&T

Jul 12, 2020
Category: General
Posted by: walhalla44

Azul y Rojo, de Enric Martí y Nicolás Eskubi

Jun 29, 2020
Category: General
Posted by: walhalla44

Stalingrado

News from the fronline!
 

La teología del nombre. Stalingrado 1942-1943

por Enric Martí

“No hay humo sin fuego”

-Josif Stalin

Como dirá después de la guerra el mariscal Kleist, “Al principio, Stalingrado sólo era un lugar en el mapa”. Nadie podía imaginar en el verano de 1942 el compendio de horror, miseria y devastación que transmitiría el vocablo a partir de principios del año siguiente. No sólo fue el principio del fin que dijo Churchill (Gánster con metralleta le llamaba el ministro de propaganda nazi, Goebbels) tratando de equiparar la batallita de estar por casa en el estéril secarral de Al Alamein con Stalingrado que no sólo fue el momento decisivo de la Segunda Guerra Mundial, sino uno de los principales del siglo XX y en el plano militar, universalmente hablando, pocas son las batallas que pueden hacerle sombra en cuanto a trascendencia y perfección ejecutoria ,debemos remitirnos para encontrar algún parangón a: ¿Cannas? ¿Farsalia? ¿Rossbach?...

El 31 de enero de 1943 sonaban los acordes de la K. 467 de Mozart en el despacho sito en los sótanos de los almacenes Univermag en el centro de Stalingrado, no lejos de la Estación nº 1, del recientemente ascendido mariscal del III Reich Friedrich Paulus, cuando penetró en el mismo el joven oficial Elenko junto a un nutrido grupo de fusileros armados con “Papashas” el omnipresente PPSH-41. Todo había terminado para el otrora todopoderoso 6º Ejército alemán.

rendicion-paulus

La rendición de Paulus

Fall Blue

“A mi alrededor todo se derrumba, está agonizando un ejército, la noche y el día arden”

(Caso Azul) El 5 de abril de 1942, Hitler escribía: “Es fundamentalmente necesario reunir a todas las fuerzas disponibles para realizar la operación en el sector sur, con el objetivo de destruir al enemigo en el oeste del Don, para posteriormente capturar las regiones petrolíferas del Cáucaso. Debe intentarse llegar a Stalingrado o por lo menos borrarla de los centros industriales y de comunicación sometiéndola a la acción de nuestras armas pesadas” en las soporíferas parrafadas del cabo bohemio vemos varias evidencias de lo que acaecerá nueve meses más tarde. Al contrarioque la del verano anterior, la supuesta ofensiva definitiva no era tal; pues, por mucho que se alardee de la escuela prusiana en cuanto a estrategia, esta fue siempre del todo nefasta, con errores que le costaron la guerra: no conquistar Gran Bretaña, Malta, Gibraltar, Oriente Medio y atacar a la URSS (Operación Barbarroja). Pero es que en este respecto el Führer no era un anticomunista como se afirma, sino un xenófobo antieslavo, y su objetivo no era erradicar el marxismo sino exterminar una raza. Habrá quien piense que lo mismo que los judíos, pero es que estos últimos no son una raza sino una religión, practicada por seres humanos de todas la lenguas y colores… Las aspiraciones, como decimos, para este segundo año eran más modestas, como lo serán en el tercero (1943) en la que sólo se pretenderá eliminar el saliente de Kursk; en el cuarto y en el quinto, la citada Alta Escuela Prusiana de Estrategia se centrará en el loable objetivo de ¡Corred, corred que viene Iván!

fall-blau

Fall Blau

El anacrónico y napoleónico concepto de Batalla Definitiva, esto es, destruir al enemigo al oeste del Don, no se logrará ni por asomo a lo largo de toda la contienda a pesar de las cuantiosas pérdidas del Ejército Rojo. Pronto El Reich de los mil años comprobará a su costa el modus operandi de cómo ganar una guerra: destrucción del tejido industrial y vías de comunicación llevado a cabo por los Aliados Occidentales a través de su terrorífica fuerza aérea estratégica y la conquista del centro administrativo y gubernamental del Leviatán del totalitarismo, llevado a cabo por las tropas soviéticas en la primavera del 45. Vemos también un binomio entre la necesaria y vital toma de los centros petrolíferos con la conquista de una ciudad hasta el momento anónima y carente del carismático efecto que podría tener la toma de Moscú o Leningrado. Hasta el más lerdo habría puesto toda la carne en el asador en poseer los yacimientos de oro negro, aunque es de creer que los burros siempre tiran hacía sus semejantes, es decir confiaban en la capacidad equina para mover toda la Wehrmacht. Ya por último, lo de nuestras “armas pesadas” y pese a filo nazis y maquetistas de pro, estas muy pesadas, muy pesadas no eran y cuanto menos necesitaban de la cobertura de la infantería, lo que ya dejaba la puerta abierta a que esta se desgastase, o en el peor de los casos fuera capturada, cosa que fue lo que ocurrió.

El plan original fue concebido por el general Franz Halder, que dispuso al IVº Ejército Panzer (Hoth), VIº Ejército (Paulus), XVIIº (Ruoff), Iº Ejército Panzer (Kleist). Tras la conquista de Crimea se uniría el XIº Ejército (Manstein). Los aliados del Eje aportarían: VIIIº Ejército italiano (Gariboldi), IIº húngaro (Jany), IIIº rumano (Dimitrescu) y IVº rumano (Claps) y unidades menores de Eslovaquia y Croacia. La desastrosa ofensiva de Stalin en Barbenkovo (1), así como la heroica defensa de Sebastopol (2) tendrán su obvio efecto retardador pero a costa de unas pérdidas inaceptables en occidente. La ofensiva tiene comienzo el 23 de julio de 1942 con el citado doble objetivo ¡Mucho abarco, poco aprieto! En el referente que nos ocupa la antigua ciudad de Tsaritsin que se extendía varias decenas de kilómetros en la ribera derecha de caudaloso Volga (3) además de un poderoso centro industrial lo era también de productos agrícolas, con una población que con los refugiados del ataque alemán superaba las 600.000 almas. La Stavka (4) estaba creando nuevos ejércitos para su defensa cuyo primer mando fue el mariscal Timoshenko.

El 17 de agosto, se producen las primera escaramuzas en la muy lejana periferia y ya el 23 un ataque en toda regla. Pronto el eficaz Yeremenko (5) toma el mando del sector, los alemanes están a menos de 30 Km y en la ciudad cunde el pánico. De ésta parten fuertes contingentes hacía Abnegarovo que logran detener de forma momentánea las avanzadillas de Hoth por el sur. Los alemanes han fijado el 25 de agosto como fecha límite para tomar la ciudad ¡Eso es optimismo y no él de los japos con su cansino Banzai! y para el 21 han definido tres ataques simultáneos: norte, centro y sur.

preparacion-asalto-almacen

Rattenkrieg

“Me entristece no poder dar ninguna prueba de mi valor, a no ser morir por esta causa inútil, por no decir este crimen”

Las fuerzas de Hoth arrollaron todo lo que se les puso por delante que no era poco, pues se había movilizado hasta a las mujeres para manejar baterías antiaéreas y anticarro, mientras la ciudad ardía por la acción de la IVª Flota de la Luftwaffe (Richthofen) que proseguirán las jornadas siguiente ampliando sus objetivos en el curso fluvial y los trasbordadores que eran la llave del suministro del 62º Ejército (Lopetin); se estima que las bajas civiles sumaron 25-30.000. Vemos aquí otras claves a menudo pasadas por alto: la acción de la aviación, que proporcionó, como lo hará tres años más tarde en la capital del Reich, un excelente medio de defensa y un ralentizador de las fuerzas blindadas. Por otro lado, las ruinas de la ciudad no eran en absoluto el medio natural de estas, pues podían ser neutralizadas con facilidad pasmosa,  problema que todavía persiste en la actualidad pues todavía no está resuelto del todo el problema de dotar a la infantería de asalto de un fuego de supresión inmediato que neutralice a un defensor sin duda menor en fuerza, pero oculto y protegido por la densa red urbana.

rattenkrieg

Vemos de nuevo otra clave, el asalto frontal a un gigantesco casco urbano que tendrá en el legendario Volga un aliado inmejorable, pero ello no es un acierto soviético, como dicen numerosos indocumentados con el general Invierno ¡Por lo que se ve, los rusos iban por la estepa en pelota picada! o la Tierra Quemada, como si los soviéticos se hubieran retirado en alegre romería, insultando la memoria de millones de soldados que murieron defendiendo pulgada a pulgada la tierra de la Santa Madre Rusia. No tratar de crear cabezas de puente en la ribera izquierda del río y de esta forma evitar el constante refuerzo de la ciudad a pesar de las innegables pérdidas que ocasionaban en el mismo fue un error colosal. Además, en la citada orilla la masa artillera ¡Que no era escasa, como es de oficio en los ejércitos soviéticos, que la utilizan a modo: ¡satura y vencerás! actuó con una impunidad que de ninguna manera habría podido tener con fuerzas alemanas amenazando con arrollarla por el norte y el sur.

Stalin también hipnotizado por la mítica del ego de la ciudad que llevaba su nombre (ahora se llama Volgogrado) declaró que la ciudad puede caer en uno o dos días. Su primera medida fue sustituir a Lopetin por Vasily Chuikov, que desde ese momento verá unido su nombre con la ciudad por toda la eternidad. Pocos desconocen su épica orden “Debéis morir en vuestros puestos, más allá del Volga no hay tierra para el soldado soviético” diez mil hombres pagarán con su vida el no acatarla de forma rigurosa… También Kruschev, el posterior Secretario General de la URSS (6) ofrecía todo lo que estuviera en manos del Partido para la defensa, siendo totalmente falso como muestra el fantasioso séptimo arte (7), que él mismo se arriesgase a cruzar el Volga y poner su vida en juego en el combate urbano, sin duda teniendo en cuenta este saludable principio ¡Si bajas a las cloacas te muerden las ratas, y la Muerte siempre viaja deprisa!

stalingrad-1942

Más allá de eslóganes radicales que siempre complacen a occidente para justificar su tibieza, por no decir cobardía frente al nazismo, Chuikov indico a sus hombres que para evitar el terrible poder de fuego de artillería, aviación y tanques enemigos debían comer, defecar, dormir, etc. junto a ellos, pegados literalmente y de esta forma evitaría su empleo por la preocupación de no crear bajas por fuego amigo. Se había previsto un contraataque general para el 14 de septiembre, pero los alemanes se acercaban de forma imparable al muelle principal por dónde debía recibirse los refuerzos y suministros, y fue preciso disponer todo lo que estaba a mano sobre todo en lo que respecta a blindados desde ese punto a la Estación de Ferrocarril nº 1.

En la jornada siguiente, 15 de septiembre, la inercia del combate se trasladará a la dominante colina de Mamayev Kurgan (8) en ataques y contraataques recibirá el laurel de unidad mítica la 13ª División de la Guardia de Alexander Romdimtsev, veterano de nuestra guerra civil, compuesta por los Rgtos: 34 (Panikhin), 39 (Dolgov) y 42 (Yeldin). La división perdió el 90% de sus hombres, y tuvo que ser reforzada con los Regimientos 685 y 1045 para resistir lo humanamente impensable a escasos centenares de metros del Volga. En aquellas jornadas los alemanes, por la noche emitían sonidos guturales tratando de asemejar burbujas para indicar que al rayar el alba los defensores acabarían bajo las frías aguas…

batalla-por-la-ciudad

Batalla por la ciudad

Los atacantes ya habían llegado a la orilla del gran río en diversos puntos y a pesar de que sólo unos centenares de metros permanecían en manos soviéticas como se ha indicado, numerosas bolsas aisladas seguían al pie de la letra los preceptos de Vasily: “Todo alemán debe sentirse como si viviera bajo el amenaza de una arma rusa” pero estos ya habían aislado al 62ª E, conquistando en el sur Kuporosnoye… a pesar del sangrante intento de Yeremenko de reconquistarlo el día 19, todo fue inútil. La ciudad debería confiarlo todo a las aguas del nervio del ancestral espíritu ruso.

Como era de esperar en la psique del esquizofrénico y bipolar Hitler, las obsesiones compulsivas empezaron a aflorar y con ellas las sustituciones en el mando y otra serie de medidas que no contribuían a nada positivo como empezaba a ser costumbre en su retorcida persona, que difícilmente podía intuir la genialidad en que iba a ser víctima en muy breve. Efectivamente: los soviéticos, según los planes de Vasilevski, estaban acumulando cuantiosas fuerzas en la curva del Don, reforzando con lo mínimamente necesario a los 62º y 64º Ejércitos para hacer creer a los alemanes que los rusos estaban en las últimas y que tenían la victoria en la punta de los dedos; si los citados Ejércitos hubieran caído los alemanes, con su eficiencia habitual, hubieran dispersado sus unidades y la futura trampa se hubiera cerrado en falso. Por mucho que a lo largo del tiempo trascurrido las fuentes occidentales hayan tratado de minusvalorar esta templanza en equidistancia con una tensión límite, de poco ha servido y más a sabiendas que nadie entre sus filas hubiera sido capaz de trazar tal filigrana operacional a pesar de errores de bulto, que también los hubo… y eso no es algo que duela en el amor propio, sino que perturbaba el sueño de multitud de geo-estrategas de la última mitad del siglo XX que sabían que sus opulentas áreas de confort pendían de un hilo, un hilo rojo…

El 4 de octubre, Paulus lanza su más poderoso ataque en los barrios industriales del norte ante la inminente llegada del frío invernal. La lucha encarnizada cuerpo se alargo durante dos días. El día 6 reinó una inquietante calma, que fue aprovechada por los soviéticos para desencadenar el día siguiente un gigantesco contraataque precedido de una infernal barrera de fuego de los lanzacohetes Katiuskas (9) que ocasionó el arrasamiento in situ de cuatro batallones enemigos.

octubre-rojo-stalingrado

La fábrica Octubre Rojo

Recuperado Paulus, vuelve al ataque el día 13 con cinco divisiones, dos de ellas Panzer contra las fábricas Barrikadi al sur y la Dzerzhinsky al norte. Tras una dura y confusa lucha al anochecer tenía prácticamente tomada esta última a costa de 3000 muertos. Se estaba quedando sin infantería y, como ocurrirá dos años más tarde en Normandía, se suplirá esta carencia involucrando más y más unidades acorazadas con las que tener un avasallador fuego inmediato que sin embargo es insuficiente para cubrir los huecos en sus filas… Aún así, los soviéticos sólo conservaban el Mamayev Kurgan, una estrecha franja ribereña y edificios aislados, menos del 10% del área urbana; pero no habían agotado sus reservas, los ataques alemanes carecían de la intensidad del mes pasado y su apoyo aéreo había disminuido de forma ostentosa.

A finales de mes el invierno llegaba puntual a su cita, la 22ª División Panzer recibió órdenes de moverse, pero de sus 104 tanques sólo 40 lograron ponerse en marcha. Por su parte, Chuikov no tenía razones para alegrarse, pues grandes bloques de hielo impedían la navegación y por ende el suministro y hasta que la congelación de las aguas no se consolidase no podría confiar en el tráfico rodado y peatonal sobre el mismo, por lo que se dedicó a hacer acopio de todo lo que pudo: municiones, alimentos y toda ropa de abrigo que tuviera a su alcance. El 11 de noviembre a las 06:30, los alemanes lanzaron su último gran intento de aplastar la resistencia empleando siete divisiones; desde el norte, el coronel Gorokhov trato de aliviar la presión de sus camaradas y se lanzo al puente de ferrocarril, hacia la fábrica de tractores Dzerzhinsky. Tras horas de cruenta lucha Paulus lanza sus reservas al centro del conglomerado industrial, la mítica Krasni Oktyabr (Octubre Rojo). Tras día y noche de lucha sin cuartel, en la tarde del día 12 los alemanes dejan de presionar y se aprecia su ligero repliegue. El que crea que sus enemigos respiraron aliviados es que poco entiende de la intrincada alma eslava, pues al instante se oyeron los consabidos triple ¡Hurra! y en masa contraatacaron casa por casa, calle por calle…

operation-uranus

Sistema Solar, trampa ejemplar

“El ruso ataca por todas partes, no lo interrumpe ni un solo día y ni uno sólo se rinde”

La Stavka había diseñado una serie de grandes contraataques que comprendían los Frentes centro (Marte) (10) y en el sur Urano y Saturno. Urano pretendía embolsar a todas las fuerzas fijadas en la región de Stalingrado, es decir el 6º Ejército y el 4º Panzer. Para ello se lanzarían sendos ataques en pinza norte y sur sobre los flancos custodiados por unidades rumanas, a sabiendas de que estas disponían de un inadecuado armamento antitanque y de una masa artillería indigna de ese nombre. El 19 de noviembre las tropas de Yeremenko inician su ataque con el objetivo de Sovetsky y una vez sobrepasada lanzarse hacía la ciudad de Kalach sobre el Don al oeste de Stalingrado. Este ataque por el sur cogió totalmente desprevenidas a las tropas del Eje, pues tenían firmes indicios de un ataque por el norte del que creían que sólo pretendía amenazar las líneas de comunicación de retaguardia para aliviar la presión de una resistencia rusa en la ciudad ya totalmente agonizante y en las últimas…pero ante los dos ataques nadie se llevo a engaño en cuanto a las auténticas intenciones soviéticas. Pero todo se desencadenó con suma rapidez y nadie en el bando del Eje supo estar a la altura, a pesar de las excusas y alegaciones de oficio posteriores. Los rumanos se derrumbaron sin más, y Paulus, que como hemos visto creía que llevando a abrevar sus panzer al Volga la ciudad caería sí o sí. Por otro lado, las fuerzas de segundo escalón tampoco se dieron la menor prisa en volar el puente de Kalach, sobre el que se dirigió el teniente coronel Filippov a la cabeza de una la larga columna de T-34 todos con la torreta girada 180º en señal de rendición. Cerraban la comitiva un Panzer III y otros vehículos alemanes pero trasportando la abundante infantería roja. Cuando la confiada guarnición rumana se dio cuenta del terrible engaño, los tanques giraron sus torretas y desencadenaron una letal andanada de sus piezas de 76 mm, mientras los desantniki (soldados montados en carros) descendían de sus Caballos de Troya…

Hitler remitirá una de sus habituales simplezas propias de cabo bohemio “Es necesario mantener las posiciones en Stalingrado y en el norte. Llegan suministros por aire” es más, ordena que toda unidad alemana al oeste del Don se repliegue sobre la bolsa !Más ovejas al matadero! Pero por parte soviética no todo ha ido tan bien como cabría pensar en un somero vistazo, se hubiera tenido que avanzar con más amplitud hacía el oeste para consolidar el terreno y abortar de forma subliminal en aras a la distancia a recorrer cualquier intento de rescate o ruptura de la bolsa desde el interior de la misma. Tampoco se emplearon todas las fuerzas para ello. Se había pues operado con demasiada cautela y se había mantenido en reserva al magnífico 2º Ejército de la Guardia, que también hubiera podido penetrar hacía el interior de la bolsa y limitar el área de posibles reavituallamientos ocupando los aeródromos de Gurmak y Pitomnik, entre otros.

red-banner-stalingrad

Rescate de opereta de los condenados por consenso

“Los hombres de mi unidad también sospechan de nuestra soledad, pero no lo saben con la misma certeza que yo”

La reacción alemana, aparte de la perplejidad del doble ataque, no se hizo de rogar. Es absurdo proyectar sobre Paulus que no reaccionara de inmediato en el intento de restablecer las comunicaciones con el Don; simplemente carecía de capacidad para ello. Esto es debido a un factor un tanto vejatorio y por ello omitido: el 6º Ejército como el resto de la Wehrmacht, dependía de sus carromatos tirados por caballos para su intendencia, en concreto Paulus poseía 90.000 de ellos. Cuando se recrudeció la lucha en la urbe y empezaba a sentirse el crudo invierno estepario, por ello sólo quedaban 25.000 de ellos para una guerra que se intuía de desgaste de ínfimo movimiento: el resto fue evacuado a las granjas colectivas de Ucrania en espera de la campaña de primavera del 43. Y los que quedaron no recibieron una carga de forraje por parte del precario puente aéreo que se inició el 25 de noviembre. Los pobres animales aportarán con sus escuálidos despojos poca proteína a las huestes famélicas de los gurús de la guerra relámpago. Aún así las mentes bien pensantes de la Alta Estrategia postulan que las unidades abandonasen sus resguardos urbanos, cargarán ellos mismos la munición de fusil, ametralladoras y morteros ¡Vaya, en sí una autonomía de dos, tres minutos de fuego sostenido! Y en tupidas columnas emprendieran el éxodo hacia el oeste… y en esta utopía no cuentan que las tripulaciones soviéticas de los T-34/76 y compañía, ni siquiera utilizarían los disparadores de sus armas automáticas y arma principal, pues con dar gas a fondo ya darían buena cuenta del Paté de landser a la oruga eslava… Está denominada operación Donnerschlag fue desautorizada (con buen criterio) por el Führer.

ruins-stalingrad

La operación exterior de rescate, Wintergewitter (11) irá a cargo del ufano conquistador de Crimea, Erich von Manstein, ocioso tras la cancelación de la operación Nordlicht (12) que a pesar de lo que nos cuenta en su pliego de descargas y alegaciones (13) nadie en su bando creía posible su rescate. Incluso es posible que ni Hitler lo creyera, a pesar de lo que parece a posteriori todas las pifias del ejército alemán, y no fueron pocas, eran obra del energúmeno austríaco. Sus mensajes desesperados de resistencia a ultranza no son consecuencia de un pensamiento de sus experiencias en los barrizales de Flandes en la Gran Guerra, sino que buscaban dar tiempo a que el grupo de Ejércitos A, destacado en el Cáucaso y auténtico y productivo objetivo de la campaña (Operación Braunschweig) pudiera retirarse. De haber conquistado el Cáucaso, se habría logrado dar una letal estocada al Kremlin, y desequilibrar el teatro mediterráneo-oriental: la más que probable entrada de Turquía en la guerra a favor del Eje, la consecuente conquista de Oriente Medio en una doble pinza oeste-norte y, a largo plazo como se anunció a un representante japonés de visita en el área de operaciones, la unión de ambos ejércitos en la India británica…(El Imperio de los Mil años y El emperador de los Diez mil años) Las citadas fuerzas ya estaban en pleno repliegue en dirección al mar de Azov, mientras el 17º Ejército se retiraba hacia Crimea vía Novorossisk. Pero hacía falta el tiempo necesario para ello e “Iván” era incansable… desde el inicio de su Plan, el cerco de este grupo del sur era su meta (Operación Saturno), aunque carecía de las fuerzas suficientes para ambos cometidos.

chuikov-stalingrado

Chuikov en Stalingrado

El ya mariscal Manstein reunió todo individuo superfluo en la inmediata retaguardia, recibió inútiles divisiones de tierra de la Luftwaffe y unidades blindadas de segundo orden. Antes de nada, había que consolidar el frente, pues los soviéticos se estaban ensañando con los diezmados ejércitos rumanos y el 8º Ejército italiano. Finalmente, logro formar una precaria línea de resistencia a lo largo del río Schir y empezó a reunir nuevas unidades para el esperado rescate. Contaba con tres divisiones Panzer que eran el ariete de largas columnas compuestas de camiones con alimentos y forraje, así como autobuses para evacuar a los heridos. El día 12 de diciembre se lanzarán hacía el este en un avance lento, pero implacable. La moral en la Bolsa estaba alta, pues era fácilmente perceptible el tronar de los cañones…

Por parte soviética, Vasilevsky recortó las ambiciones del plan primario y trazó Pequeño Saturno, que desencadenó cuando las avanzadillas alemanas se encontraban a 35 Km de la Bolsa. El 16 de diciembre, los soviéticos se lanzaron a laminar definitivamente a rumanos, italianos y el destacamento de refuerzo Hollidt, concentrando un número de unidades acorazadas soviéticas nunca visto hasta el momento. La resistencia, en la que se distinguieron los italianos, se prolongo durante dos días. Tras ello, la avalancha de tanques lo arroyó todo a su paso. El aeródromo de Tanstsiskaya, principal base de suministro de los sitiados, cayó la víspera de Navidad. El peligro de que las fuerzas del Don fueran a su vez embolsadas no era asunto baladí y Manstein tuvo que detener ipso facto la acometida, no sin antes hacer un último tozudo intento, con una formidable masa acorazada a manos del obstinado Hoth. Pero, designios de la caprichosa fortuna, aquel Ejército que no se empleó en Urano, es decir el 2º de la Guardia, les salió al quite, ocasionando un irresoluto choque de carneros de acero, cuya única consecuencia fue que se avecinaban oscuras tormentas sobre los desdichados del cerco, cuyas heridas auto-infligidas para poder ser evacuados por aire, empezaban a ser endémicas y que en su inmensa mayoría sus autores eran rematados en sus camillas por los implacables miembros de la Policía Militar, otro episodio que los aficionados a la mano en alto suelen prescindir en los relatos de sus hazañas bélicas de cuarta regional…

rendicion

También por parte soviética quedaba claro que había que sentenciar de una vez por todas a los cercados, pero otro de sus yerros al inicio de Urano fue estimar una cifra de tropas en la bolsa tres veces inferior a la real, cosa que descubrirán sangrientamente en los primeros tanteos para eliminarla. El encargado de la Operación Koltso (Anillo) será el competente Rokosovsky, que el 8 de enero remitía un ultimátum a Paulus. Ante la negativa a la rendición dos días más tarde desencadenaba un diluvio de fuego con el objetivo de arrasar, para ahorrar vidas en su bando que ya bastante tributo de sangre había pagado. El día 16 se ocupaba el aeródromo de Pitomnik, el día anterior Paulus había solicitado a Hitler permiso para rendirse, sobra señalar la iracunda negativa del mismo. El día 21 caía el aeródromo de Gumrak, cuatro días más tarde enlazaban con sus camaradas del 62º Ejército que resistían imperitos a orillas del Volga, partiendo las fuerzas alemanas en dos bolsas al norte y sur en el casco urbano. Algunos comandantes ya empezaban a capitular por su cuenta; el cruce de ruegos y descalificaciones entre Friedrich y Adolf es por todos patéticamente conocido y concluirá con “El VI Ejército mantendrá sus posiciones, mientras le quede un hombre y una bala, y con su heroico comportamiento realizarán una inolvidable aportación al establecimiento de un frente defensivo y a la salvación del mundo occidental”. A las órdenes de usía Mi cabo…

La rendición alemana en un noticiario de la época

Puente aéreo e incapacidad terrenal

“Stalingrado es una buena escuela para el pueblo alemán, sólo es lástima que quienes reciben las enseñanzas nunca podrán aprovecharlas por ser demasiado tarde para ellos”

Una de las explicaciones más manidas de la derrota de la hasta entonces invencible Wehrmacht es la incapacidad de Goering de cumplir su promesa de suministrar por vía aérea al cercado 6º Ejército. Este tenía unas necesidades de suministros de 500 Tn diarias y la Luftwaffe en escasas jornadas alcanzo el centenar y medio, pero lo que resulta digno de tener en cuenta es que el resto del Ejército alemán en otros frentes no estaba mejor provisto. Las deplorables vías soviéticas y su escaso parque ferroviario, unido al transporte hipomóvil teutón, no daba para muchas alegrías en cuanto a logística se refiere, por mucho que las portadas de Signal o Der Adler hagan creer lo contrario a los crédulos del Nuevo Orden. En descargo innecesario del orondo mariscal del Aire, es necesario exponer que en ningún momento nadie se planteó que el reavituallamiento se extendería tantos días. En su inicio se daba por cierto que el Ejército del Don, abriría brecha en muy próximas fechas y los sitiados podrían ser auxiliados por vía terrestre. También es cierto que parte de su material aéreo fue trasladado a Sicilia para llevar a cabo la operación de ocupación del Túnez bajo dominio de la Francia de Vichy y formar una enorme cabeza de puente, dónde se internará ·”Zorro Veloz” Rommel, total para que finalmente su Afrika Korps fuera capturado en pleno: eso sí, Erwin ya estaría por entonces en Alemania con alguna de sus patibularias excusas…

El cierre de la bolsa por el oeste no tenía como hemos dicho la amplitud necesaria y en su razón los aeródromos de la retaguardia alemana no estaban alejados, objeto diferente son los existentes dentro de la bolsa, los auténticos causantes de las escalofriantes pérdidas de los aviones de transporte y bombardero alemanes que rozaban las cuatrocientas unidades y que sufrieron el mayor porcentaje de daños en los tortuosos aterrizajes y algún que otro despegue, como el de un gigantesco Ju 290 que llevaba más de 80 heridos a bordo. A pesar de ello, se logro evacuar más de 25.000 heridos, oficiales y personal especializado como tripulantes de panzer o aviadores. Resulta de justicia poética que meses antes se anulará la Operación Herkules (Invasión de Malta) que hubiera asegurado al Eje la supremacía aéreo-naval en el mediterráneo central, por miedo a la pérdida de aviones de transporte y su preciada carga de paracaidistas desde la cercana Sicilia, alejada menos de 100 Km de su objetivo y en el siguiente invierno se dispensara con tanta holgura lo tan tacañamente negado ¡Efectivamente, Friedrich no era un influencer del nazismo de la talla de Erwin!

stalingrado-puente-aereo

Por parte soviética la VSS se batió en una clara inferioridad ante los diestros pilotos germanos. Aunque dio muestras de renovación introduciendo paulatinamente tripulaciones de cazas y bombarderos cada vez más competentes en sus ejércitos aéreos (el 2º, 4º y 5º) desplegados en el área que también cubría el Cáucaso.

La llamada del Destino

“Hitler prometió sacarnos de aquí, nosotros lo creímos firmemente. Hoy lo sigo creyendo porque necesito creer en algo”

Friedrich Paulus proyecta un denostado perfil de poseer un innato don para el fracaso. Su siempre polémica actuación es todavía tema de debate y sus memorias exculpatorias (14) son reeditadas de forma cíclica. Cínicos y pretendidos historiadores de sofá alegan que si de los 90.000 prisioneros en el Kessel (15) sólo regresarían a mediados de los cincuenta 5.000, bien habrían empleado su inevitable muerte en una resistencia a ultranza como les había ordenado su idolatrado Führer que para eso ascendió al rango de mariscal a su líder Paulus ¡A bodas me convidas! ignoran sin embargo que en la lucha en el casco urbano ya habían perecido 80.000 y que en las jornadas más cruentas de la lucha las ejecuciones por deserción de los que trataban de cruzar el río para entregarse a los soviéticos superaban las 350 semanales, y que toda bestia era comida cruda por oleadas de famélicos soldados que se peleaban a bayonetazos por un trozo de humeante cerebro de caballo…

Pero claro a ellos sólo les interesa resaltar la brutalidad comunista para congratularse con sus nuevos Amos del otro lado del Atlántico y hacer creer a todos lo memos del orbe que eran los nuevos Caballeros Teutónicos, baluarte de occidente ante la barbarie tártara. No hay nazi arrepentido que no insista de forma apabullante en este precepto, como ejemplo muy claro para nosotros, pues se refugió, enriqueció y falleció en nuestro país, lo tenemos en el pinocho coronel Otto Skorzeny (16).

Stalingrado quizás no fue la derrota definitiva del Imperio de los mil años, pues todavía quedaban ríos de sangre por verter antes de llegar al Speer (17) del cubil del Mal, pero a pesar de las muchas tinieblas a partir de ese momento todo el mundo tuvo la esperanzadora firmeza de que Alemania no podría ganar la guerra. Las memadas posteriores de que sin los botes de leche y latas de carne del tío Sam (18) nunca se habría logrado alcanzar ni siquiera las fronteras de 1939 y que los anglosajones fueron el factor que propició el desenlace final son sólo eso justificaciones ilógicas de unas mentes tan trastornadas como simples y como reza un interesante ensayo digno de lectura; Empezó en el Vístula y terminó en el Elba (19); en honor de la veracidad histórica, es que la piedra filosofal de un final justo y anhelado se acrisolo en las riberas del Volga, dónde más allá del mismo, no había más tierra para el sufrido y abnegado soldado soviético…

memorial-mamayev-kurgan

Memorial de la batalla en la colina de Mamayev Kurgan

Notas

1 Barbenkovo: precoz y desastroso ataque de Timonsheko que a pesar de un breve éxito inicial fue rechazado por los alemanes embolsando a decenas de miles de soviéticos. Lo único positivo para estos últimos será que su sacrifico retrasará la llegada de los invasores a los arrabales de Stalingrado.

2 Sebastopol: la gigantesca base marítima de Crimea resistió cerca de un mes las embestidas de Manstein, el momento crítico del mismo fue la caída de las fortalezas Gorki; en las mismas se emplearon gigantescas piezas de artillería como el mítico Dora sobre raíles o el mortero Karl de 600 mm.

 3 Volga a su paso por la ciudad su caudal tenía un ancho medio de 1.500 metros.

4 Stavka: Crabka en ruso; Cuartel general de las fuerzas soviéticas.

5 Yeremenko: Andrei, mariscal; tiene una más que recomendable obra de replica a sus homólogos alemanes: Manstein y Guderian, titulada: Contra la falsificación histórica, editada en castellano por la editorial Progreso.

6 Kruschev: Nikita, comisario general del sector, estuvo a punto de ser fusilado por Stalin en las fechas previas a la batalla, en su lugar fue relegado al citado sector. Ha pasado a la historia por ser el desestallinizador de la URSS a la muerte de Zar Rojo en 1.953., tras la que y por medio de varias puñaladas traperas por el poder, alcanzó el cargo de Presidente del Comité Central; hasta su destitución en 1.964 por Breznhev.

7 Enemigo a las puertas; Enemy at the gates, Dir.: Jean Jacques Annaud (2.001). Nos encontramos ante un western y el irreal duelo entre Zaitzev y Konig que acumulaban 400 víctimas cada uno en sus siniestros rankings. A modo de curiosidad de los quince francotiradores más letales de la contienda once son soviéticos; el primero es finlandés (Simo Paaiva, “La muerte blanca”).

8 Mamaiev Kurgan céntrica colina de 102 metros de altitud, que dominaba el sector industrial ,el residencial y el administrativo.

9 Katiuskas, Catalinitas u órganos de Stalin; lanzacohetes múltiples BM-21.

10 Operación Marte: la serie de ataques soviéticos en el sector centro del Frente contemporáneos a la lucha en Stalingrado y que fue una auténtica catástrofe y de cuya autoría no fue otro que Giorgi Zhukov, cualquier otro hubiera sido fusilado de inmediato, pero Stalin se limitó a enviarlo al sur a colaborar en la doble pinza planetaria de Mihail Vasilesvsky, de cuya autoría se apropiará con total desfachatez el pizpireto de Zhukov, que ya por aquel precoz entonces, empezaba a temer la pujanza de las nuevas Krasni Krasnayas (Estrellas Rojas) Kónev, Rokossovsky y compañía.

11 Wintergewitter: Tormenta de invierno.

12 Nordlicht: Luces del norte, el asalto final a la asediada capital del Neva: Leningrado.

13 Victorias Frustradas, Erch von Manstein, Inédita.

14 Stalingrado y yo, editorial La esfera de los libros.

15 Kessel: caldero; la definición alemana de embolsamiento.

16 Misiones Secretas, Otto Skorzeny, Editorial Ojeda.

17 Speer: curso fluvial de la capital alemana.

18 Tio Sam, eufemismo de la ayuda anglosajona, encauzará a través de la Ley de Préstamos y Arriendos.

19 Empezo en el Vístula y acabó en el Elba, Jurgen Thorwald, Editorial Luis de Caralt.

Rattenkrieg; guerra de ratas, eufemismo castrense alemán en relación a la desquiciante y letal lucha cuerpo a cuerpo en el devastado casco urbano de la ciudad del Volga.

Bibliografía

La batalla por Stalingrado, William Craig, Booket.

Stalingrado, Antony Beevor, Crítica.

Supervivientes de Stalingrado, Reinhld Bushe, Salamina.

Stalingrado 1942-43, Cerco Mortal, Stephen Walsh, Libsa.

El sitio de Stalingrado 1942, Peter Antill, Osprey/Del Prado.

Stalingrado y yo, Friedrich Paulus, La esfera de los libros.

Grandes batallas de la II guerra mundial, Georgi Zhukov, Península.

Stalingrado, la derrota definitiva, Carlos A Marmelada, Sekotia.

La batalla por Stalingrado, Carlos Vásquez, Galland Books.

Stalingrado, la batalla decisiva, Geoffrey Jukes, San Martín.

 

última actualización: 29 de junio de 2020