News

Page 1 of 24  > >>

Sep 19, 2020
Category: General
Posted by: walhalla44

La batalla de Inglaterra

Sep 10, 2020
Category: General
Posted by: walhalla44

Race to the Reichstag, de Decision Games

Aug 24, 2020
Category: General
Posted by: walhalla44

Sangre y Fuego, por Enric Martí

News from the fronline!
 

La Esperanza. La batalla de Inglaterra.

Por Enric Martí

No se tolerará que nuestra causa se malogre. Me siento autorizado para reclamar la ayuda de todas las personas y decir: “Venid, pues y vayamos juntos adelante, con nuestras fuerzas unidas”

Winston Churchill

 

El primer error grave de Hitler se produjo el verano de 1940, al no perseguir a los británicos al otro lado del Canal, tras la Operación Dinamo. La moral de derrota se hubiera extendido entre los que, sin haber participado en la lucha en Francia, pretendían improvisa una resistencia de la nada.

El dos de julio Hitler ordena el desarrollo de León Marino es decir la invasión de la Gran Bretaña y el 16 le es presentado el plan. A grandes rasgos: deberá desencadenarse a mediados del mes siguiente, 11 Divisiones, dos de ellas aerotransportadas apoyadas por 650 tanques conformarán la primera oleada que desembarcaría en el área del Folkenstone. Se formaría una cabeza de playa secundaria con tres divisiones al oeste de Portland, en Limne Bay, para proseguir hacia el estuario del Severn. Tras una semana de consolidación de posiciones y acumulación de refuerzos (seis Divisiones blindadas y tres motorizadas), avanzarían sobre Londres, para cuyo asalto de la gigantesca urbe se contaría con la llegada de una tercera oleada de nueve Divisiones de infantería, teniendo en reserva otras ocho de infantería para mantener el impulso sobre Escocia y el Ulster. Todo ello debía completarse en mes y medio, para cuyo logro se habían reunido en los puertos de Francia y Países Bajos 160 transportes y 3500 embarcaciones menores, requisadas desde Noruega a la frontera de Irún.

german-plan

Plan alemán de invasión

La Kriegsmarine (en completo desacuerdo con el plan, pues veían inviable el cruce mientras Gran Bretaña conservase su potencial aéreo intacto), aportaría para apoyar los convoyes 27 U-Boote, dos flotillas de destructores, varias flotillas de dragaminas y siete flotillas de torpederos protegerían los flancos occidental y oriental de la operación. Las escasas unidades pesadas disponibles tras la campaña de Noruega (cruceros ligeros Emden, Nürnberg, Köln, cruceros pesados Admiral Hipper y Admiral Scheer) simularían un desembarco en la costa oriental de Inglaterra o operaciones de diversión contra los convoyes del Atlántico para atraer a las fuerzas de la Royal Navy.

El 31 de julio, ante la evidencia de que el plan presentaba más dificultades de las previstas, se aplaza su ejecución un mes, a fin de tiempo a que las águilas de Göering laminen de raíz todo foco de resistencia… Su Führer creía firmemente que los ingleses se avendrían a una Paz negociada en cuyas clausulas se respetaría el imperio de su Graciosa Majestad del cual Hitler, como bien atestigua en Mein Kampf* era un ferviente admirador: “la explotación de los territorios sin mezclarse con las razas inferiores es modélica”, había escrito. Prueba de ello es que el mismo 11 de junio para contentar al trust industrial falto de mano de obra, había desmovilizado a 35 Divisiones, lo cual no parece muy acorde con el concepto de nueva Blitz. El 19 del mes siguiente en alocución pública dio a evidenciar su intención de tender la mano a los sajones del oeste, la tozudez del nuevo Primer Ministro Winston Churchill se le antojaba un anacrónico pundonor y un eufemismo de nadar y guardar la ropa, ante la opinión pública mundial, al fin y al cabo los hechos estaban más que consumados y los británicos según él no ansiaban más que garantías de respetar el status quo.

combate-aereo-inglaterra

Combate aéreo sobre Inglaterra.

La Europa continental sólo era un problema para ellos, en cuanto sus problemas se proyectarán sobre sus dominios de ultramar…Pero el Premier tenía convicciones diametralmente opuestas. Se había enfurecido con la sumisión pacifista de Neville Chamberlain en Múnich y había abogado hasta la extenuación por el rearme. A él se deben el aumento de ametralladoras en los cazas de la RAF o la creación del Grupo de Bombarderos estratégicos de tan devastadora actuación en el teatro europeo 1943-45. Dos anécdotas dan prueba de su firmeza: una ante la Cámara de los comunes ¡Si los gánster circulan por Chicago en automóviles con sus cristales blindados, qué menos que nuestros pilotos hagan lo propio en las carlingas de sus cazas! A la prensa les dijo: ¡Nuestros muchachos de la RAF tienen una extraordinaria puntería nocturna, pues en su dieta hay una sobrada abundancia de zanahorias! supuesto totalmente falso, negado por la comunidad oftalmóloga y que sólo buscaba evitar que los nazis descubrieran que sus cazas nocturnos ya estaban provistos de radar…

La Política

¿Cuál es nuestra política? Os lo diré; hacer la guerra por tierra, mar y aire, con toda nuestra potencia y con toda la fuerza que Dios nos pueda dar…

La normativa nº 16 firmada por Hitler, establecía lo siguiente: “Dado que Inglaterra, a pesar de su situación militar desesperada sigue sin dar señales de pactar, he decidido realizar una operación de desembarco. Tiene como objetivo eliminar el territorio metropolitano británico como base de operaciones contra Alemania y, si es necesario, su completa ocupación”. Por su parte Churchill también dirá la suya, concluyendo con “Inglaterra ha tenido la suerte de que las fuerzas enemigas están dirigidas por un cabo” Hay que reconocer que este animal político de pura raza, sabía cómo pegar y hacer daño…

sea-lion-battle-of-england

Mapa de la campaña.

Las primeras escaramuzas aéreas sobre el canal se inician el 3 de julio ante la certeza de que los británicos no van a avenirse a las alocadas previsiones del Führer y su secretario Rudolf Hess** al bombardear los aparatos alemanes el puerto de Portland. Una semana más tarde un convoy es atacado en la paralela de Dover, siendo la primera ocasión en que los Spitfires y los Messers se citan en justa lid. El 7 de agosto es el día de mayor éxito de la Luftwaffe en la fase preliminar, al hundir una ingente cantidad de tonelaje a costa de 31 aparatos perdidos, en su mayoría bombarderos. En esta fase previa los supuestos invasores pierden 364 aparatos por 203 británicos. Hay que tener en cuenta que pese a las penurias la industria inglesa sacaba de sus líneas una media de 16-17 aparatos diarios y que sus pilotos, salvo muerte en combate, aterrizaban en campo propio, un detalle que se tiene por superfluo la mayoría de veces a lo largo de la contienda. Pues, como decía el general Vasily Chuikov en un escenario alejado del presente ensayo, “Basta una semana para trasformar un civil en soldado, convertirlo en un buen soldado cuesta un poco más…” esta simple y tétrica regla de tres no es en absoluto aplicable a un aviador, la única excepción en que prevalece el hombre, sobre la máquina, pues su entreno y experimentación no eran flor de un día y no serán pocos los contendientes que malgastarán tan preciado bien del esfuerzo bélico nacional. Encabezan esta lista la Marina imperial japonesa y su colectivo espíritu de inmolación depresiva ¡Voy a estrellarme contra ese rebaño de cabras, no sea que al Emperador le dé un ataque de migraña! ¡Banzai!

spitfire

Spitfire británico (foto autor)

No son pocas las fuentes que afirman que los alemanes se llevaron una colosal sorpresa con el radar británico, un dato incongruente si tenemos en cuenta que estos ya poseían dos tipos de radar: Freya de alerta temprana y muy similar al de sus enemigos, y Würzburg, más ligero y empleado principalmente en dirección del tiro antiaéreo y localización de blancos navales. Es necesario hacer un inciso para señalar los rácanos que fueron los alemanes con la nueva tecnología con respecto a sus aliados, ya que si de buen  principio las armadas de Italia y Japón hubieran contado con ella hubieran podido dar un vuelco a la situación en el Mediterráneo y Pacífico. La verdadera y desagradable sorpresa fue la coordinación y centralización de los datos obtenidos por los británicos: un brillante ejemplo de eficacia cuya horquilla no tan sólo abarco a profesionales y militares, sino la propia población civil que se comportó con su habitual flema, colaborando de una forma disciplinada en la limpieza de escombros y rescate de supervivientes y en una amplia variedad de servicios auxiliares, destacando su civismo en la captura de aviadores enemigos caídos en suelo inglés, curados de sus heridas, custodiados con educación sin someterlos a maltratos o represalias y entregados sin más trámites a la unidad militar más cercana, para su interrogatorio y confinamiento.

bomber-shot-down-hardest-day

Bombardero alemán derribado.

La Pregunta

¿Cuál es nuestra aspiración? Puedo responder con concisión; es la victoria, victoria a toda costa, victoria a pesar del terror, victoria por largo y duro que sea el camino…

La gran ofensiva, el ”Adlertag” (Día del águila) se fija para el 10 de agosto, pero debe ser postergada por el mal tiempo en el Canal al 13. Los tres o cuatro días solicitados de supremacía aérea, sólo se conseguirán arrasando los aeródromos británicos y a sus pilotos y  Göring se dispone a ello con la Luftflotte 2 (Kesserling) y Luftflotte 3 (Sperrle) que reúnen más de 600 aparatos. Sus primeros objetivos son los aeródromos de Hawkinge, Lympne y Manston al sur de Inglaterra y las estaciones de radar de la costa. La de la isla de Wight queda temporalmente inutilizada pero los alemanes no se perciben de ello. Por allí tendrían una brecha para eludir el preaviso; por la tarde se efectuarán 1500 salidas desde los aeródromos continentales. Sin embargo, los alemanes han atacado con una información de los objetivos muy deficitaria y la cantidad de aviones alcanzados en tierra es totalmente marginal. El balance del día les otorga unas pérdidas de 45 aparatos por 13 inglesas. La siguiente jornada, la concentración de nubes bajas reduce a un tercio las salidas, pero el día 15 más de 500 aviones dejan Lympne fuera de servicio y Hawkinge seriamente dañado. Por la tarde 100 aparatos de la Luftflotte 5 (Stumpff) con base en Noruega y Dinamarca se lanzan contra los aeródromos de Newcastle, Drisffield y Yorkshire, mientras por el sur el aeródromo de Marlescham Heath es arrasado por las 2ª y 3ª Luftflotten.

hurricane

Caza Hurricane (foto autor).

Las incursiones matinales se han producido en pequeños grupos que han dificultado por saturación su intercepción por la caza británica. Pero por la tarde han llegado a suelo inglés en cerradas formaciones facilitando en gran manera la misión de la citada. El saldo es de 75 aparatos alemanes derribados por 34 británicos. Los ataques proseguirán en las jornadas 16 y 17 en la errónea creencia de que las pérdidas de la RAF son más graves que las reales, hasta que el día 18 el mal tiempo pone fin a este primer asalto masivo. El día 19 se conferencia en el bando alemán qué línea de ataque seguir; los pilotos opinan que bombardear los centros económicos reportará menos perdidas que ir a buscar a la RAF a sus avisperos;  Göring se opone alegando que el objetivo es el que es y culpa a los cazas por no dar la cobertura necesaria, algo por otra parte dificultado por la escasa autonomía de sus aparatos.

Operaciones del Fighter Command en un noticiario de la época.

El bando británico no está exento de tensiones. El mando supremo lo ostenta el mariscal Hugh Dowding, hombre de confianza de Churchill y de su misma cuerda. Su plan de mantener el grueso de la RAF cerca del Canal sufre aceradas críticas por las bajas ocasionadas. Su defensa versa sobre la moral de la nación al ver como de inmediato los agresores son interceptados sin dilación; además mantiene 200 aviones en reserva en el norte de Escocia y se niega a llevarlos a la quema, pues intuye la estrategia de desgaste de los alemanes. Si se pierde esta última reserva, arrastrará al país con ella… Sus subordinados directos, al mando del 12ª Grupo de Cazas en las Midlands (Mallory) y el 11º Grupo de Cazas del sudeste (Park), también tienen planes divergentes. El primero aboga por atacar desde posiciones retrasadas y esperar a que los alemanes retornen a sus bases escasos de fuel, mientras el segundo ve mucho más productivo no dejar que se acerquen a suelo patrio y presentar combate en las aguas del Canal. Uno defiende acudir en pequeños grupos hacia donde indiquen los radares y el otro defiende grandes formaciones que se interpongan en las rutas de vuelo alemanas. Las cifras son alarmantes: 280 aviones destruidos o seriamente dañados y 160 pilotos muertos o heridos.

El Ofrecimiento

Tenemos ante nosotros muchos, muchos largos meses de combate y sufrimiento y no tengo nada más que ofrecer que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor…

El 24 de agosto se inicia la segunda gran ofensiva de la batalla. Los alemanes han variado su táctica: ahora mantienen grupos de caza en vuelo sobre la costa francesa, para que sean detectados por el radar y los británicos envíen cazas a interceptar incursiones que nunca se producirán. Por otra parte, entran en el cielo inglés en grandes formaciones y una vez las formaciones de cazas se enzarzan en los consecuentes combates aéreos. Los bombarderos se dividen en pequeños grupos para imposibilitar su intercepción en bloque. El nuevo plan operativo conlleva el abandono del aeródromo de Manston. Todo hace pensar que la resistencia se está empezando a quebrar. Al anochecer se bombardean las instalaciones militares de la periferia de Londres y horas más tarde, ya de noche, bombardean el complejo industrial de Rochester y por error diez bombarderos dejan caer su letal carga en el centro de la capital.

La réplica como no podía ser de otra forma en el carácter de Churchill es inmediata: el día 25, una formación de 80 Wellington se dirigen a Berlín, sin producir grandes daños materiales, pero afectando al orgullo nazi; el propio  Göring y su socarronería habitual había declarado previamente a la batalla !Si algún avión enemigo, llega a sobrevolar los cielos de Berlín, llamadme Meyer!†. La batalla sigue sin modificaciones hasta final de mes, con un desgaste mutuo más igualado cada jornada. El mismo día 31 los alemanes pierden 41 aparatos por 39 los británicos… El día 3 de septiembre Göring conferencia con los principales mandos en La Haya y cambia de parecer en su directriz anterior y ve en el bombardeo de las ciudades la clave para sentar al gobierno inglés en la mesa de negociaciones, reanudándose los ataques la tarde del día 7. Ese día, cerca de 1000 aparatos en dos oleadas y en dos altitudes diferentes. La primera tiene en sus puntos de mira los barrios ribereños del Tamesis y la segunda el populoso East End. Les esperan 264 cañones antiaéreos pesados y otros tantos ligeros al mando de Frederick Pile, que cuenta además con un millar de focos y decenas de globos cautivos. La masacre se extiende hasta las 5 de la madrugada. Göring telefonea su esposa: !Londres arde por los cuatro costados!

 Bombardeo de los muelles de Londres.

La mortal rutina se repite los días 9, 11, 14 y 15, dando un respiro a los apurados campos e instalaciones de la RAF, que pronto vuelven a los porcentajes del principio: dos aviones alemanes derribados por cada uno británico. Esto lleva a los alemanes, para tratar de solventar sus pérdidas de bombarderos, a convertir sus cazas Me-109 en cazabombarderos lo que perjudica su maniobrabilidad y su precaria autonomía, inferior a los 400 Km. El mes de octubre seguirán las visitas regulares a la capital, pero indudablemente con menos intensidad por las pérdidas sufridas y en escasas ocasiones los atacantes alinearán más de un centenar y medio de aparatos en sus incursiones de bombardeo y en noviembre amplían los objetivos urbanos y Londres pasa a un a un segundo puesto y se dejan de lado los ráids diurnos. El 14 se lleva a cabo el atroz castigo de Coventry, que dará lugar a un verbo de la lengua inglesa, conventrizar, sinónimo de arrasar sin piedad.

El Melómano del Nuevo Orden

Hermann Wilhem Göring nació en Rosenheim (Baviera) el 12 de enero de 1893 en el seno de una familia acomodada. Con una adolescencia muy influenciada por la mitología nórdica, pronto elige la carrera militar. Al inicio de la Gran Guerra, es teniente del 112º Regimiento de infantería, pero pronto se decanta por el arma nueva del conflicto: la aviación. En 1915 ya es piloto de caza, dos años más tarde como capitán estará al mando del escuadrón (Jagdstaffel) del Barón Rojo tras la muerte en combate de este último. Termina el conflicto con 22 victorias y la concesión de la Blue Max, la “Pour le mérite”. En la posguerra se ganará la vida realizando exhibiciones aéreas por los países escandinavos, será en Suecia dónde conozca a Karin Foch casada con un barón y madre de un hijo, que no es óbice para que el aviador la seduzca y tras el divorcio contraigan matrimonio en 1922. En noviembre de ese mismo año y en Múnich conoce a Hitler y entre ambos surge una inmediata amistad, organizando las SA y participando en el fracasado Putsch†††, en el que es herido en muslo e ingle, refugiándose en la tienda de muebles de un judío, que en los oscuros años posteriores le valdrá al comerciante la inmunidad, pues como afirmará en el cénit de su poder ¡En Alemania soy yo quién decide quién es o no judío!

goring

Hermann Göring en junio de 1945

Con su esposa huyen a Italia, donde malviven en Siena, Venecia, Florencia y Roma, teniendo oportunidad de conoce a Mussolini, Sus heridas no cicatrizan bien y su largo tratamiento con morfina lo convierten en un adicto, que años más tarde sustituirá por pastillas de paracodeína, un derivado de la misma. En 1929 gracias a una amnistía regresan a Alemania, donde inicia su meteórica carrera política. Sin embargo, el 17 de octubre de 1931 muere Karin destrozada por las penurias y la itinerante odisea. Göring queda en un estado de total abatimiento. Al año siguiente es nombrado presidente del Reichstag, pronto creará la Gestapo e iniciará la construcción de los campos de concentración en los que internar a los opositores políticos y disidentes. El 10 de abril de 1935, enriquecido a una velocidad de vértigo, se casa de nuevo con la divorciada Emmy Sonnemann, actriz de profesión, con la que tendrá a su única hija: Edda. Se hizo construir en Schorfeid, a 50 Km de Berlín, un majestuoso palacio que bautiza como Karinhall. En este no falta de nada: galerías de tiro en los sótanos, trenes eléctricos de extenso recorrido en la buhardilla, con aviones también en carril eléctrico que bombardean las locomotoras y sus vagones. Pronto llenará las espaciosas estancias con todo el botín que le apetezca saquear de las pinacotecas y colecciones privadas de la Europa ocupada.

Göring está en la cumbre máxima de su poder. Creador de la Luftwaffe, de la Legión Cóndor y de las leyes antisemitas, con el estallido de la guerra es nombrado mariscal y Hitler lo designa su directo sucesor. La guerra sin embargo le trae su declive. Sus responsabilidades en Dunkerque, en la batalla de Inglaterra y definitivamente en el suministro del 6º Ejército cercado en torno a Stalingrado provocan su ocaso mientras él solo se preocupa de aumentar y poner a buen recaudo sus inmensas rapiñas, sin dar ninguna respuesta adecuada al deterioro de la Luftwaffe, que ya no es ni una sombra de sí misma. En el castillo de Zasmuky, en las cercanías de Praga, se encontró en la inmediata posguerra un detallado listado de lo que debía de ser requisado en la Gran Bretaña ocupada: los frisos del Partenón en el Museo británico, la Biblia de Gutenberg, firmas de Bismarck y de emperadores de origen germano, así como todo lo relacionado con Leonardo da Vinci.

hurricanes-he111

A la llegada del Armagedón nazi, se refugia en el refugio alpino de Oberzalsberg. Ante la certeza de que Hitler se encuentra aislado en Berlín, trata de una forma poco sutil de hacerse con un poder ya totalmente efímero. Pero el mensaje llega a manos de su competidor, el intrigante Martin Bormann, que ordena a los Jefes de las SS en la región que lo detengan de inmediato. Destituido de sus cargos y expulsado del Partido, sólo el desmorone definitivo le libra de una segura ejecución a manos de los esbirros que él mismo había ayudado a crear.

spits

Spitfires

Ante la inevitable derrota, se traslada a un castillo cercano a Salzburgo que él mismo requisa con sus escasos acólitos. A mediados de mayo sale en su Mercedes blindado en busca de los norteamericanos. Pronto saldrán en los rotativos internacionales sus fotos brindando con champagne y la bandera de Tejas de la 36ª División de infantería de fondo. Su comandante, el general Stack, encoleriza a Eisenhower ¡No tendrá usted jamás un ascenso, mientras esté a mis órdenes! El mariscal del aire se muestra confiado: cree que es el hombre clave de la nueva Alemania y la pieza maestra de diálogo con los Aliados. Puesto a régimen por sus captores, se desintoxica y pierde 30 Kg. Es trasladado a Núremberg en espera del gran Juicio. Alojado en la celda número 5, trae un ajuar personal fabuloso: trajes y uniformes de todo tipo, 300 vistosos pañuelos de cuello, tres relojes de oro, material de oficina de oro macizo y tres gigantescas joyas: un diamante, un rubí y una esmeralda. Declarará a la prensa en un tono quejumbroso ¡Sé que debo morir, pero pasaré a la historia como una gran hombre y dentro de medio siglo en Alemania entera se erigirán estatuas en mi honor! Han pasado ochenta años del inicio de la desastrosa para su causa Batalla de Inglaterra, y ni rastro de su última profecía…

El 468º de los Tan pocos

A finales de agosto Churchill lanzará la más famosa proclama sobre la batalla y una de las más famosas de la guerra “La gratitud de cada hogar en nuestra Isla, en nuestro Imperio y verdaderamente por todo el mundo, se dirige a los hombres de las Reales Fuerzas Aéreas británicas. Nunca en el campo de los conflictos humanos tantos le debieron tanto a tan pocos”.

José Pujadas Serra, nació en Granollers (Barcelona). Iniciada la guerra civil española, cursa estudios de aviación en Manises (Valencia) y Le Bourguet (París). Pasa a continuación a la 1ª escuadrilla de Chatos (I-15), 4º Grupo Aéreo a las órdenes de Juan Comas, con la que toma parte en la batalla de Teruel. Al final de la contienda se encuentra destinado en el aeródromo de Picón (Ciudad Real) logrando escapar varias veces del confinamiento y embarcar en Pasajes (Guipúzcoa) en un mercante con destino a Inglaterra, donde, tras lograr estatuto de refugiado, ingresa en una fábrica de componentes aeronáuticos.

Con el estallido de la guerra en Europa, solicita su ingreso en la RAF y su currículum le habilita para pasar directamente a un curso de especialización en Bristol, en el que aprende a atacar a los Heinkel-111 “Pedro” de frente, a los Ju-87 ”Stuka” cuando remonten el picado tras lanzar las bombas y a demorar a los Me-109 en prolongados dogfights (peleas de perros) hasta que agoten el combustible. Licenciado con el rango de sargento y a los mandos de un flamante Spitfire, que ostentará a los largo de la contienda el número 468, es destinado a la Escuadrilla Polaca donde adopta el nombre de Joe Polish. Participa en numerosos combates y con especial dureza en los de Southampton y Bristol. Tras la batalla toma parte en multitud de misiones de escolta sobre la cuenca del Ruhr, Colonia, Bremen, Düsseldorf o la lejana Innsbruck. Participando en el Día-D y tras la liberación de París vuelve a su conocido aeropuerto de Le Bourquet, destino en el que terminará la guerra con la graduación de teniente y un bagaje de no haber sido nunca derribado y doce victorias acreditadas, todo un señor “As”. Sin embargo sus recuerdos más vivos eran la gratitud de pueblo inglés en las escasas jornadas de descanso y la callada y esforzada labor del personal femenino en tierra.

Sine die

En un temprano 17 de septiembre, Hitler aplazó sin fecha la Operación León Marino. Las fuerzas terrestres y navales fueron dispersadas. De estas, los ingleses ya habían hundido en sus fondeaderos 11 mercantes y más de 200 buques menores. El último gran ataque sobre la capital se produce el 29 de diciembre de 1940.

El invierno y el nuevo año supondrán un aplazamiento de las operaciones. En marzo de 1941 se reanudan brevemente los ataques sobre suelo británico, siendo más testimoniales y esporádicos que otra cosa. Finalmente, el 16 de mayo el grueso de la Luftwaffe es trasladado al este, dónde en breve dará comienzo la más atroz picadora de carne vista por el hombre a lo largo de su dilata historia. Ya era evidente que la invasión no se iba a producir y ello era la primera señal esperanzadora del Mundo Libre. Pronto se tomarán decisiones políticas, totalmente erróneas desde el punto de vista militar, como el envío de la Fuerza W a Grecia o la Z a Singapur, pero necesarias. Se debía proyectar a propios y extraños que allá dónde emergiera la menor brizna de resistencia al Horror sistemático, irían los británicos a llevar aliento y apoyo…

El mensaje era nítido y clarividente; iban a combatir en su suelo o expulsados de él, en cualquier parte del planeta, sin atisbo de capitulación, con o sin condiciones. Su ejemplo solitario, no tardaría en conmover al Nuevo Mundo y es justo aventurar que el propio Zar Rojo (Stalin) debe parte de su tenacidad, además de a los suministros enviados desde las Islas Británicas, al sentimiento de saber que no luchaban solos y que más pronto o más tarde, cuando la acumulación de armas y voluntades lo permitieran, volverían al continente en una indiscutible Causa Justa. Pues si las fuentes filonazis han tratado en vano de convencer a la opinión pública mundial de que ellos reencarnaban a los Caballeros Teutónicos en defensa de la civilización occidental, los únicos y auténticos Caballeros eran esos jóvenes pilotos sonrientes de la RAF, sin necesidad de clasificarlos en ninguna Orden seglar, sus singulares proezas, que nadie albergue el menor ápice de duda, los convierten en caballeros de los pies a la cabeza.

the few

Notas

* Mi Lucha, compendio de charlotadas de un resentido lumpen encarcelado tras el llamado Putsch, a falta de nada mejor que hacer en la prisión de Múnich, dicto sus mamarrachadas al unicejo de Hess.

** Hess, Rudolf: secretario personal de Hitler y más conocido como el Prisionero de Spandau, sin duda se llevo a la tumba más de un secreto inconveniente, al igual que el “suicidado” Himmler o el ejecutado Duce por el partisano Sicarietti…

† Meyer; nombre muy abundante y repetido en el ámbito rural germano y que podemos equiparar a nuestro adjetivo despectivo: paleto. En un devastador bombardeo nocturno en el Mitte berlinés, Göring, alejado del palacio dedicado a su primera esposa (Karinhall) bajo a un refugio colectivo del céntrico barrio y se presento ante la guardia: ¡Buenas noches, soy el ciudadano Meyer!

†† Coventry; to Coventry, coventrizar, sinónimo de laminar, arrasar, etc.

††† Putsch; frustrado golpe de estado en Múnich contra la república de Weimar en que los nazis creían ilusamente que los soldados no abrirían fuego contra ellos. El chapucero intento servirá una vez alcanzado el poder en crear un halo de misticismo con el Día de la sangre y resto de fantochadas: himnos, banderas, etc.

 

Bibliografía

La batalla de Inglaterra, Edward Bishop, San Martín.

La batalla de Inglaterra, VVAA, Desperta Ferro contemporánea nº 35.

Duelo de Águilas, Peter Townsend, Plaza & Janés.

La batalla de Inglaterra, Alexander McKee, Fermín Uriarte.

Pilotos de Caza, Patrick Bishop, Inédita.

La batalla de Inglaterra, Marcel Jullian, Luis de Caralt.

Aviadores; Los caballeros del Aire, Alex Kershawn, Debate.

La batalla de Inglaterra, Ronald W. Clark, Juventud.

La batalla de Inglaterra, Juan Vásquez, Galland books.

La batalla de Inglaterra. Segunda Guerra Mundial nº 8, VVAA, Time Life/Folio.

 

última actualización: 18 de agosto de 2020.