News

Page 1 of 4  > >>

Jun 16, 2018
Category: General
Posted by: walhalla44

Huesca 1937

Jun 10, 2018
Category: General
Posted by: walhalla44

Kirovograd, de 3W (1983)

Jun 6, 2018
Category: General
Posted by: walhalla44

Berlín 1945

News from the fronline!
 

Rusia es culpable

por Enric Martí

Vais a pagar una  deuda  de  sangre  y  a  luchar  al  lado  de  los  mejores  soldados  del  mundo, pero estamos seguros de que conquistaréis para España la gloria de igualarlos en espíritu y valor.

Ramón Serrano Suñer

A nivel individual, pocas unidades participantes en la Segunda Guerra Mundial han generado tan abultada bibliografía como la 250ª División de infantería de la Wehrmacht, más conocida como la División Azul, es decir la División de voluntarios españoles de Hitler.

Varios factores nos ayudan a explicar tan insólito hecho; fue desde los primeros compases de la invasión de la URSS (22-6-1941) la mayor unidad nacional de un país no beligerante y por ello su carácter un tanto eufemístico de voluntaria en la línea de fuego. Posteriormente países de la Europa ocupada llegarán a formar divisiones, pero de oficio con su Estado Mayor compuesto por oficiales alemanes, con las excepciones de croatas, húngaros y belgas.

division azul

Sobre las motivaciones y azares de la vida que llevaron a nuestros ancestros a enrolarse en esta singular unidad, las razones son tan variadas como el propio carácter  español.  Es de indigencia mental exponer a toro pasado causas que sólo los propios protagonistas de su trayectoria vital conocen; resulta patético que en la actualidad grupos políticamente correctos esgriman porcentajes de republicanos coaccionados so pena de represalias para con los suyos, y tampoco es de recibo irreductibles paladines de salvar banderas, patrias y vaya a saber qué, desde el cómodo sofá del salón familiar, que ven en esos hombres de su época, el crisol perdido de una raza pretérita, sólo por ellos vislumbrada ¿Falta de riego sanguíneo? ¿Mucho tiempo libre?

 

Ideales y desengaños

El enemigo está en el Este y ellos no me dejarán combatirlo. Toda Europa sufrirá las consecuencias de este error ¡El enemigo no soy yo! ¡El enemigo es Stalin!

Adolf Hitler

Parece que nadie tuvo a bien recordarle al Führer que en alta política no hay premios ni castigos, sólo consecuencias. Los aluviones de voluntarios serán seleccionados y agrupados con rapidez; su conocido apodo proviene del componente de Madrid con gran profusión de falangistas y que entrenaba en el urbano campo de batalla de la Ciudad Universitaria en las calurosas mañanas de verano, que al ser un tanto informal se les permitía hacerlo en mangas de camisa…

La estructura divisionaria española (dos brigadas a dos regimientos cada una) no coincidía con la alemana de tres regimientos, por lo que tuvo que ser modificada en Grafenwöhr,  Baviera, quedando su  organigrama como sigue:  250ª División de infantería al mando del general Agustín Muñoz Grandes (militar de carrera, pero de notorias simpatías falangistas), con los Regimientos 262º (Pimentel), 263º (Vierna), 269º (Esparza) y el 250º de artillería (Badillo) junto a  batallones de zapadores (Bellod), antitanques, reserva y servicios varios. Fue asignada en principio al 13º CE (Cochenhausen) del Ejército de reserva (Fromm).

El 11 de agosto, tras una rápida instrucción para familiarizarse con armas y equipo, emprendían camino a través de la tupida red ferroviaria alemana con rumbo a Rackzi (Polonia), cerca de Reusa, donde terminaría su agrupamiento entre el 27 y el 31 del mismo mes.

Orillas del Volchov

Ni un paso atrás, hay que quedarse clavado al terreno

General Muñoz Grandes

A principios de septiembre, la división se puso en camino con destino a Vilna, en una marcha a pie de 1.000 Km. En Vitebsk, vuelve al ferrocarril hasta Novgorod. Obviamente, estas largas marchas tenían el fin de endurecer a unos hombres que los alemanes prejuzgaban como blandos; la principal razón de que Hitler no atendiera las pretensiones territoriales de Franco para entrar en la guerra, era que prefería a los franceses de Vichy en el Magreb, ya que en caso de ofensivas británicas desde el África central no se fiaba del modo español según sus palabras, es decir, una lentitud de maniobra desesperante como bien quedo patente en el trascurso de la Guerra Civil. Como prueba no escrita, nos encontramos el destino de  la División al Norte en un presumible frente estático de asedio a la gran urbe de Leningrado; parece que nadie se pregunta por qué no fueron asignados al más benigno clima del Frente Sur junto a sus camaradas mediterráneos: italianos, rumanos…

Se le asigna una línea de despliegue de 50 km a orillas del río Volchov; su primera acción de guerra llega el 19 de octubre, al tratar de establecer una cabeza de puente en la otra orilla, llevada a cabo por el teniente José Escobedo, quien toma una pequeña colina y emplaza dos MG-34 en la que será denominada posición Navarro, y que servirá para que el grueso de la fuerza y la artillería cruce al día siguiente, ocupando Sitno donde caerá el teniente Galiano al asaltar dos nidos de ametralladoras. El día 23 llega el contraataque soviético, causando cuantiosas bajas a los españoles pese a lo cual se mantienen en sus posiciones.

El 27 y 28, en los ataques a Dubrovka, Tigtoda y Muraveskaia, se  inicia la merecida fama del batallón de reserva 250, en realidad una tropa de élite del ejército de África, conocido como Tía Bernarda, a pesar de que en la última población su ataque a la española, es decir a pecho descubierto sin coberturas resulta un pequeño y dramático desastre. Por mucho que se empeñe la España B en lo contrario, no era ésta una guerra de neo Rocrois.

El 2 de noviembre se  produce otra épica gesta tan de nuestro gusto y agrado: la defensa del pueblo de Niltkino por el 3º Bon del 263º Rgto., que resiste el ataque del 1002º Rgto soviético, llegando la lucha en las calles a bayonetadas: los moissin frente a los máuser…Una semana después se desencadena el ataque ruso sobre Posad que durará hasta finales de mes. Del 3º Bon del 269º Rgto sólo sobrevivirán 38 hombres de 800. El día 3 del siguiente mes se reanuda el ataque por una unidad de castigo (Presos, desertores, degradados, etc.) que dejará en tierra de nadie cerca de 600 muertos.

Possad

Operaciones en el Voljov, otoño de 1941.

El 8 de diciembre la división debe replegarse a la otra orilla del Volchov debido a las escalofriantes pérdidas sufridas; por citar un ejemplo representativo, el Tía Bernarda había quedado reducido a 200 soldados, muy quebrantados por la lucha ininterrumpida. La ofensiva enemiga proseguirá en esta orilla, llegando a copar la posición Intermedia en la periferia de Udarnik; una vez reagrupados en bloque se lanzan al auxilio de sus camaradas. Llegan tarde: no hay supervivientes, los soviéticos los han rematado a golpes de pico los cuales tenían aun clavados ¡La orden se ha cumplido hasta la muerte…!

Ilmen

Debéis seguir solos, si es necesario hasta la muerte. Tenéis que alcanzar Usvad y morir con ellos

General Muñoz Grandes

La gran ofensiva soviética del 7 de enero de 1942 en el río Lovat dejo numerosas  posiciones aisladas, una de ellas en  la desembocadura del río en el lago Ilmen, la de Usvad, al mando del capitán Pröhl, quien solicitó el envío de refuerzos con carácter urgente. Dado que las tropas más cercanas eran las españolas, estando 30 km al otro lado del lago helado, la recién creada Cía. de esquiadores del capitán Ordás fue la elegida para una misión poco menos que suicida.

Doscientos hombres partieron el sábado 10 de enero con 32º bajo cero, que al alcanzar el centro del Ilmen descendió a 52º. La travesía sobre el hielo, calculada en 8 horas, se prolongó 20. El 21 de enero, tras infinidad de combates, logran enlazar con la asediada guarnición once españoles ¡Treinta y dos cruces de hierro fueron concedidas por los alemanes!

condecoraciones

Aunque el anterior sea el más afamado, el auxilio a unidades fue una constante en aquel duro invierno, como por ejemplo el realizado por el 2º Bon del 263 Rgto. del comandante Román el 12 de febrero a la ciudad de Zamosche tras una marcha de día y medio sobre la nieve, seguido de la defensa de Krutik por la misma unidad.

En agosto, toda la División es trasladada a Puskhin para participar en el proyectado asalto a la ciudad del Neva (Operación Nordlicht), ocupando un frente de 22 Km entre Sablino y Krasni Bor. En el nuevo sector los golpes y contragolpes serán una constante, siendo reseñable la actuación del falangista catalán Massip, de la 7ª Cía 2º Bon., que al ser abatido el servidor de una MG ocupará su lugar siendo alcanzado en un ojo, nuevamente en la pierna y tras la tercera y fatal herida, con el enemigo a escasos metros, aún tuvo tiempo de ordenar ¡Calad bayonetas! El capitán Salvador Massip recibiría la Cruz Laureada a título póstumo.

El 12 de diciembre de 1942, Muñoz Grandes deja el mando al general Esteban Infantes; hombre palaciego, en absoluto audaz y decidido, muy del gusto de Franco. Resulta una auténtica ridiculez quienes insinúan que el destituido preparaba un Golpe de Estado con apoyo alemán ¿Un Walkyria español? Lo cierto es que en el ejército existía un contubernio; Asensio, Dávila, Kindelán, Yagüe, Muñoz, a favor de la entrada de España en la guerra en el bando de sus idolatrados Duce y Führer, pero sólo era un grupo de presión y nada más.

II/269 en el Lago Ladoga

Operaciones del II/269 en los combates del lago Ladoga, enero de 1943

Bosque hermoso

Duro es el enemigo y más duro es el invierno ruso; pero más duros aún son mis hombres

General Muñoz Grandes

Algunas fuentes traducen Krasni como Rojo, pero lo cierto es que en ruso antiguo su significado es hermoso y es de dudar que la frondosa vegetación en torno a Kolpino, en los arrabales de Leningrado, fuera obra y gracia de los discípulos de Marx; en cuanto a Bor nadie tiene dudas de que se trata de bosque. Este inciso viene a colación de que en esta zona al sureste del núcleo urbano la Azul tendrá su canto de cisne, a la par de su jornada más amarga, el miércoles 10 de febrero de 1943. Defendían el enclave los batallones 1º y 2º del 262 Rgto. al mando del coronel Sagrado; también se encontraba la Tía Bernarda al mando del capitán Miranda, más la 3ª Cía de zapadores (Aramburu), junto a la de reconocimiento, antitanque y artillería.

Para el ataque, los soviéticos habían desplegado del 55º E (Sviridov) a la 72ª Div. ( Iastrebov) con los Rgtos. 14, 87, 133, y la 63ª Div. de la Guardia (Simoniak; ¡en realidad de Guardia sólo tenía el nombre, pues eran tropas muy verdes que habían recibido tal título con vistas a elevar la moral!), los Rgtos. 263, 270, 342, apoyadas por los carros de la 1ª Brigada Acorazada, Rgtos. 65º y 608º; teniendo de reservas las  Brigadas de esquiadores 34ª,  35ª,  222ª (Oskosky) y el 1er Rgto. de la 45ª Div. (Krasnov).

El bombardeo preparatorio dio comienzo a las 06:45. Una hora y cuarto más tarde, la infantería se lanzaba al asalto en orden cerrado ¡Como en Borodino en 1812! Al segundo ataque, la 1ª Cía (Losada) es arrollada, le sigue la 2ª (Muñoz) y pronto la 4ª (Arozarena) y la 5ª (Palacios). Sin embargo, la 3ª (Huidobro), al igual que la 6ª (Iglesias) resisten con ardor  fanático. A las 09:30, los carros ya están en las calles del pueblo.

Pronto llegarán el 2º Bon del 269 (Merry) y el Bon de retorno, formado por soldados que ya habían cumplido su turno y se preparaban para volver a España; a las 13:30 llegan los 1º y 2º Bons. del 263º (Blanco), y una hora más tarde la anhelada Luftwaffe, con sus eficientes Stukas. Los refuerzos alemanes, formados por los Rgtos. de Granaderos 316º, 374º y 390 (Heckel) se atrincheran en las afueras a 300m del pueblo, pues en el mismo impera el caos, y es difícil distinguir amigos y enemigos. En el intervalo, los  restos del 262º se retiran hacía Raikolov y Sablino. A última hora de la tarde harán acto de presencia los temibles carros Tiger I alemanes.

Krasny Bor 10 febrero 1943

Despliegue de la división al comienzo de la batalla (clique para ampliar)

La acometida soviética había sido contenida sin que llegase a romper el frente, en gran medida debido al empleo precipitado de las reservas ante la imprevista y tenaz defensa española, que precipitará la poco coordinada entrada en el área de combate, plagada de diminutos islotes defensivos, causando eso sí cerca de 2.500 bajas entre los divisionarios. Los soviéticos perderían tres veces esa cifra.

Muerte y gloria

Extraordinariamente valientes, duros para las privaciones, aunque ferozmente indisciplinados

Adolf Hitler

El 12 de octubre de 1943, el general Esteban Infantes entregaba el mando de su sector a la 215ª Div. de infantería alemana. En los diferentes relevos, llegaron a pasar por la Azul 47.000 españoles, siendo sus  bajas, entre muertos, heridos y desaparecidos, 12.725, a los que hay que añadir 9.400 muertos por enfermedad y congelación. También hay que contabilizar 80 casos de deserción más que por ideología (Chaqueteo) por la severidad de los castigos recibidos por una oficialidad anclada en la normativa de Carlos III de dos siglos atrás.

La mayor proporción de soldados españoles capturados se producirá en la dura batalla de Krasni Bor; cerca de trescientos, entre los que destacarán oficiales como Teodoro Palacios. Sobre este capitán es preciso matizar un breve apunte, pues a su retorno publicará sus memorias (Embajador en el Infierno) que es básicamente un cúmulo de insultos, descalificaciones e invenciones indignas de un oficial. En su obra se cuida mucho de explicar el motivo de que en el momento del asalto a su posición por las tropas soviéticas se encontrase en el bunker de los heridos sin tener un rasguño… alardea de su indómita arrogancia a la par que insolencia con los bolcheviques en el cautiverio; pero otros prisioneros declararán con unanimidad que a la primera impertinencia un ruso le arreó una bofetada a mano abierta y el gallito cantó hasta la afonía crónica ¡Es de creer que Teo entonó Suspiros de España con emotivo sentimiento…!

En abril de 1954 llegaban al puerto de Barcelona a bordo del Semiramis 248 prisioneros repatriados tras la muerte de Stalin; 97 habían muerto por los rigores del atroz cautiverio. En los años 56 y 57 también se produjeron sendas repatriaciones menores que incluían desertores o exiliados de la guerra civil que habían luchado en la Gran guerra patria, que por norma general no sufrieron la menor represalia.

cementerio de la división en grigorovo 1941

Hospital y cementerio de la división en Grigorovo, 1941.

Grupo Guadalajara

En febrero de 1944, un Dakota despegaba de un aeródromo de las afueras de Moscú. En su interior, además de la tripulación, iban tres polacos con la misión de fomentar la resistencia comunista en su patria natal, una lituana, Simone Krinner, y cinco españoles: Granda (Apodado en ruso Volonia), Pelayo (Sergei), Piera (Kolia), Blas (Panin) y Parra (Iván) uniformados como un capitán, tres tenientes y un soldado de la División Azul. Si cumplían su cometido serían galardonados como Héroes de la Unión Soviética.

¿Cuáles eran las misiones de estos cinco ex republicanos? En primer lugar, asesinar al Gauleiter (Gobernador) de los países bálticos, von Reitel, con sede en Vilna; en segundo lugar, secuestrar al  coronel al mando de la Legión Azul y trasladarlo a las líneas soviéticas, lo cual sería todo un golpe propagandístico, y como tercer y no totalmente esclarecido, objetivo, rescatar del cautiverio en Prusia Oriental al teniente de artillería del 7º Cuerpo Jacob Dzugasvili, capturado el 16 de julio de 1941 en los alrededores de Smolensk. Estamos hablando nada más y nada menos que del hijo de Stalin.

El  fracaso de su misión se deberá entre otras a la arrolladora ofensiva soviética de verano (Bagration)  que desplazará las líneas alemanas fuera de su alcance, así como la retirada de la Legión, cuya fraternidad con los alemanes había desaparecido, siendo frecuentes los altercados en bares y tabernas. En su tercera misión, el fracaso se deberá a que Jacob se hará matar  por los centinelas, al lanzarse una y otra vez a la alambrada que bordeaba el Stalag, hasta ser finalmente abatido. En el Ejército Rojo la rendición estaba prohibida, de ahí que el hijo de Stalin fuera consciente del destino que le esperaba en caso de sobrevivir al cautiverio. El retorno del grupo junto a los partisanos que les hacían de escolta constituye un desconocido Anábasis digno de las mayores fantasías del 7º arte.

Jakob stalin

Jacob, el hijo olvidado

Es destacable señalar que tras la catástrofe alemana en Stalingrado, estos propusieron a través de la diplomacia sueca la posibilidad de intercambiar a Jacob por Friedrich von Paulus, capturado en la bolsa. Como era de esperar, el psicópata de Stalin fue tajante: ¡Yo no cambio un mariscal por un teniente..!

Las palabras del responsable del grupo, José García Granda, con respecto a los informes recogidos en la retaguardia alemana sobre la División Azul, sirven como colofón de este resumen sobre la más afamada intervención allende fronteras del ejército español en los últimos doscientos años:

Comprobamos reiteradamente que los miembros de la División Azul trataban bien a los prisioneros y a la  población civil, que no había en ellos el menor atisbo de racismo ni consentían que los nazis maltratasen a los civiles”.

que vienen las suecas

Landismo, versión 1941: enfermera alemana aguantando estoicamente las atenciones de un grupo de voluntarios españoles

Bibliografía

Los cincuenta años de la división Azul, VVAA, Extra Defensa 16.

Morir en Rusia, la batalla de Krasni Bor, C Caballero, Quirón.

La división Azul, X. Moreno, Crítica.

La División Azul, L. Togores, La esfera de los libros.

La división española de Hitler, G. Kleinfeld, San Martín.

Leningrado 1941-1944, F. Martínez, Almena.

Enciclopedia ilustrada de la división Azul, VV.AA, Susaeta.

Soldados de hierro, F Torres, Actas.

Españoles contra Stalin, C Caballero, Susaeta.

Camarada invierno, X.M Nuñez, Crítica.