News

Page 1 of 11  > >>

Mar 12, 2019
Category: General
Posted by: walhalla44

Kiev 1943, de Vae Victis

Mar 9, 2019
Category: General
Posted by: walhalla44

Lepanto 1571

Feb 24, 2019
Category: General
Posted by: walhalla44

Across the Narva, de Revolution Games

News from the fronline!
 

Jarama 1937

Entre dos épocas. La Batalla del Jarama, 1937

Por Enric Martí

 

Como toro me crezco en el destino, la lengua en el corazón tengo bañada. Como toro te sigo y te persigo, y dejas mi destino en una espada. Como toro he nacido para el dolor y el luto.

 Miguel Hernández

 

A inicios de 1937,  la auténtica voie sacrée de la capital de España no era otra que la Carretera de Valencia, por ello, lograr estrangular este cordón umbilical era la lógica forma de propiciar la caída de Madrid. Para conseguir tal objetivo, el Estado Mayor nacional diseño inicialmente una doble pinza, una Sur con la División Reforzada de Madrid, que debía cruzar el Jarama y conectar con la Norte en los alrededores de Alcalá de Henares. Esta citada pinza Norte estaría formada por el C.T.V italiano, pero alegando la falta de tiempo para su despliegue, así como su empleo en un ataque secundario como la toma de Málaga ¡Lo de prioridad estratégica no es un concepto para nada tenido en cuenta por Franco, a pesar de las excusas de sus múltiples hagiógrafos! Pero, aunque ninguna fuente lo admita, parece bien lícito pensar que las consecuencias de que la precoz toma de poder de los militares golpistas auxiliados de forma tan contundente por las huestes de los totalitarismos de corte fascista podría ser contraproducente. Cierto es que poco después, los italianos se lanzarán en solitario (El apoyo de Moscardó desde su flanco derecho es poco menos que testimonial) en la mundialmente conocida como batalla de Guadalajara, pero ahí su activación no fue por devoción sino por obligación…

La División Reforzada de Madrid prepara el ataque Oeste-Este que debía despejar todo foco de resistencia en la ribera derecha, alcanzar el río, cruzarlo y cortar la carretera por el Sur de tal manera que su capitulación sería sólo cuestión de tiempo, de muy poco tiempo.

Mientras, el bando republicano seguía inmerso en la creación de Ejército Popular y la conversión de las Milicias en Brigadas Mixtas. Para su mando se ascendió a todo miliar leal de carrera un grado y se facultó al ministro de la guerra a ascender hasta el grado de mayor de milicias a todo civil de probada y acreditada actuación y de indudable solvencia política. Muy pronto, los Líster, González, Modesto, etc. desplazarán en no pocas ocasiones a los profesionales del sector que carecían de su irrefutable y vital padrinazgo político, cuyas consecuencias en líneas generales serán más perjudiciales que beneficiosas para su causa.

lojendio-batalla-jarama

Mapa de la batalla (Lojendio, operaciones militares de la guerra de España).

Tres fases y un desgaste

La operación tendrá su inicio el día 6 de febrero, tras varios aplazamientos fundamentalmente por causas meteorológicas. Las tropas atacantes, al mando del general Varela se dividían en cinco brigadas reforzadas: 1ª Rada, 2ª Sáenz de Buruaga, 3ª Barrón, 4ª Asensio, 5ª García Escámez, la caballería de Cebollinos y una compañía de carros de combate alemanes Panzer I “negrillo”.

La primera fase del plan nacional era alcanzar el Jarama. Ello requiere una acción previa el 5 de febrero en el flanco derecho, con la ocupación de Ciempozuelos por la brigada García Escámez, defendido el sector por la 18ª Brigada Mixta, que es en la práctica aniquilada. Al alba del día siguiente, se inicia la acción principal: la brigada Rada avanzará desde Pinto hasta La Marañosa, ocupando en su avance Cabeza Fuerte para asegurar con esta maniobra el flanco izquierdo. La brigada Buruaga con la caballería de Cebollinos (22 escuadrones) dirección San Martín de la Vega deberá alcanzar Gózquez y las alturas que caen sobre el valle del río. A la derecha de esta, la brigada Asensio desde Valdemoro tendrá que ocupar los cerros Valdecabas y Telégrafo, quedando la brigada de Barrón de reserva en Pinto.

defensores-puente-arganda

  1. Los defensores del puente de Arganda posan para la propaganda.

El primer objetivo de Rada es conseguido con facilidad y guarnecido por un tercio de requetés. No así la Marañosa, que es defendida de forma tenaz durante toda la jornada. En el centro se encuentra poca resistencia y es ocupada Gózquez, produciéndose escaramuzas entre unidades de caballería, ocupándose el vértice Mesa dónde se observan concentraciones de unidades republicanas alrededor de San Martín. Por la noche, la caballería nacional sufre cuantiosas bajas de un paco (Francotirador), las batidas para su eliminación son infructuosas mientras prosigue en su letal tarea. Será apodado el Duende…

El día 7 se produce muy poca resistencia republicana. A primeras horas se refuerza Vaciamadrid con la 19ª B.M. y la lucha se endurece exponencialmente, mientras los nacionales ocupan el monte del Fraile desde el que se domina la vega del Jarama, deben recurrir a las reservas de Barrón y trasladarlas al sector de La Marañosa. Al día siguiente, el propio general Varela toma el mando de la zona de mayor fricción con las brigadas de Rada y Barrón emplazando toda la artillería divisionaria. El primer objetivo parece plenamente conseguido, pasando a la reserva la brigada Asensio, la menos comprometida en estos combates de tanteo. El temporal de principios de mes vuelve con idéntica intensidad la tarde de este segundo día; se prolongará hasta el día 9, dando un afortunado respiro para organizar el dispositivo republicano, un tanto descalabrado por un ataque más que esperado, pero como es pertinente poco preparado para su correcta defensa siguiendo el manual no escrito de ¡Si acaso, ya lo vamos viendo!

batalla del Jarama

Batalla del Jarama. 12-14 febrero 1937.

Los puentes

El caudal del Jarama había aumentado con las cuantiosas lluvias, por lo que vadearlo sólo era posible a través de los puentes, que como era de esperar estaban minados y a punto para ser volados ante el menor indicio de ser ocupados por el enemigo. Su defensa estaba a cargo de la 12ª B. I. (Kléber) de acreditada fama en la defensa del río Manzanares de la capital.

Para su captura, el general Varela destaca la madrugada del 11 de febrero al I Tabor de Tiradores de Ifni que, de forma sigilosa, se deslizaron por la estructura del puente ferroviario de Pindoque y degüellan a la práctica totalidad de la 2ª Cía del Bon. Andre Marty. A pesar de la rapidez del golpe, sus defensores pudieron detonar las cargas, pero la estructura se levanto de sus pilares y volvió a caer sobre las mismas, dejándolo gravemente dañado pero practicable. De forma inmediata toda la caballería de Cebollinos lo cruza con no pocas dificultades pues sus monturas intuyen el peligro y deben sus jinetes poner píe en el puente y tirar de las riendas a sus caballos. Tras el percance, se despliegan para crear una amplía cabeza de puente para la 3ª brigada, que espera agazapada en la ribera del río junto a la artillería emplazada en la misma inmediatez de las aguas para conseguir un mayor alcance de apoyo.

La reacción no se hará de rogar y la artillería republicana inicia un demoledor fuego con unos ángulos de tiro ampliamente calculados, apoyados por la aviación que despega de Azuqueca y no tiene más que buscar el cruce sobre el río. Los tanques T-26 harán acto de presencia sobre las 10 de la mañana, pero son disuadidos de entrar al asalto por las piezas antitanque Pak-35 que la infantería ha logrado llevar a vanguardia con faraónico esfuerzo. El desgaste era tan grande que Pozas, siempre cauteloso por no decir temeroso, no ordeno un nuevo ataque. Desconocía que sus enemigos se encontraban poco menos que en cuadro, y de ninguna manera hubieran podido aportar más carne a la trituradora. Se conformo con haber detenido al enemigo por primera vez en campo abierto, sin llegar ni siquiera a percibir que si lanzaba a los tanques con o sin apoyo de la infantería la masacre equina hubiera sido de las de órdago y estudiada en las Academias Militares del orbe ¡Pero donde no hay, no fluye!

Por su parte, Varela, satisfecho con el desenlace ordena el cruce más al Sur por el puente de San Martín de La Vega, en la carretera que lleva a Morata de Tajuña. los republicanos tuvieron tiempo de volar el puente con insignificantes resultados pues por el mismo no sólo cruzaron tropas sino material pesado, tras su pertinente conquista por los sigilosos rifeños que serán la letal vanguardia para que a primeras horas de la mañana del 12 de febrero cruce la 2ª Brigada. Tras el evidente quebranto de la 12ª B. I., entrará en liza la 11ª B. I., tratando de fortificarse en cualquier punto favorable como el vértice Pajares, sobre el que se dirigirán la mayor parte de tropas enemigas, mientras la recién cruzada 4ª Brigada de Asensio se dirige a la conquista del mítico Pingarrón y sus alturas defendidas por los voluntarios de la 15ª B. I., que ciertamente se batirán como leones. Todavía no se incorpora a la misma su afamado batallón Lincoln que se demorará hasta el día 16. Varios de sus camiones se perderán y entrarán en las líneas enemigas dónde serán ejecutados sin contemplaciones…

La aparente desbandada republicana no era tal, pues el sacrificio de los Internacionales que se defienden entre los olivos como gato panza arriba, dio tiempo a la llegada de nuevas tropas españolas verdes, pero abnegadas y que con entusiasmo siguieron su ejemplo, apoyados por los carros soviéticos que causaron no pocas bajas en el supuestamente aguerrido Ejército de África (Recordemos que las guerras de Marruecos habían finalizado hacía una década, es como decir que los norteamericanos que lucharon en Nam eran muy avezados porque a principios de los 50 habían batido el cobre en Corea…) y el apoyo de la aviación de igual nacionalidad, que, lamentablemente para su bando, no volverá a tener el mismo grado de coordinación aire/tierra en el resto de la contienda.

mapa-martinez-bande

El plan general de la batalla, según Martínez Bande.

La noche de siempre

La primera fase había sido lograda. Era obvio que hacían falta nuevas unidades para cumplir el plan, pero Varela sólo recibirá seis míseros batallones para este propósito, sus adversarios no están mejor, pues el rácano Miaja que se resiste al traspaso de unidades a Pozas, empecinamiento que no cesará hasta que sea nombrado Jefe del sector ¡Vaya con el Zhúkov con pantuflas! Sus esfuerzos de contraataque se centrarán sobre la 2ª Brigada de Sáenz en el sector Norte del Pingarrón, mientras en la confluencia del Manzanares y El Jarama atacan la 4ª División de Modesto, apoyada por la 1ª Brigada de Choque de El Campesino y la 19º B. M. que deben coordinar empujes sobre el vértice Coberteras, que sin grandes esfuerzos satura cualquier indicio ofensivo entre las tropas enemigas. Franco, como es su costumbre, achacará el fracaso que supuso la obturación del ataque al mando de Orgaz y Varela, injusticia de forma fácil explicable con este chascarrillo de trinchera:

 Mi general, atacan muchos rojos y escasean las municiones

-Coged palos

Mi general, es que los rojos traen tanques rusos

-Joder, pues coged palos más largos…

Reforzados con lo poco que tienen ambos bandos, la batalla entrará en la consabida y cansina lucha de carneros sin ningún resultado aparente, salvo las abultadas pérdidas, consecuencia de la aplicación de las erróneas lecciones de la Gran Guerra en un fratricidio de pobres. Nombres anodinos se tornarán en terroríficos recuerdos de los supervivientes por sus sacrificios de vidas humanas: La Marañosa, Pingarrón, Coberteras, etc. La mayor audacia del bando nacional consiste en penetrar casi un Km en dirección a Arganda el día 18, pero el fuego de flanco de las armas automáticas les hace retroceder a sus puntos de partida. El 21 será Líster quién rompa el dispositivo enemigo, tomando posiciones que amenazan el puente de San Martín y poco más...

En ese momento se producirá un mimetismo que se repetirá a lo largo del conflicto: las carencias técnicas de los mandos de Estado Mayor mutarán un orden operacional en uno táctico, siendo el Pingarrón el premio codiciado a cambio de tanta sangre, como lo será Belchite en la gran ofensiva sobre Zaragoza o Gandesa en la del Ebro. La última tentativa republicana en una situación estancada por agotamiento se producirá el 23 de febrero sobre el disputado Pingarrón: siete brigadas a las órdenes de Líster, apoyados por los tanques de Pavlov y las B.I. de Gal que cubrirán su flanco derecho, se lanzan sobre los atrincheramientos del comandante Zamalloa a primera hora de la mañana, arrasando al 2º Tabor de Ceuta que es al punto relevado por sus compatriotas del 1º de Tetuán, mientras acude el consecuente listado de unidades a un matadero tan inútil como los mandos que las sacrifican por ambos bandos, cuya cúspide de imaginación táctica es tratar de ahogar al enemigo con la sangre de sus obedientes hombres, merecedores de generales técnicos y formados que a buen seguro les hubieran proporcionado un destino menos dramático que la degollina en yermas cotas sin importancia para nadie, salvo para los buitres a partir del momento en que concibieron sus delirios de encarnación de Rayos de la Guerra Mesetaria.

trincheras-san-martin-de-la-vega

Restos de fortificaciones en San Martín de la Vega.

Al anochecer, el Pingarrón ha sido conquistado y reconquistado hasta tres veces. Ambos bandos están exhaustos y en las últimas, física y moralmente; Franco ha acudido al sector y como ya va siendo de oficio, carga sobre terceros su precaria aptitud para la planificación castrense, más allá de la conducción de pequeñas unidades en los desolados parajes del Rif y que no lo habilitan para comprender cómo una turba de obreros, oficinistas y campesinos han podido desafiarle en campo abierto, y no quedará aquí la cosa… al final su plétora de palmeros concreta de que se están enfrentando al bolchevismo internacional en pleno, apoyados por el judaísmo masón y del Jarama al Cielo…

El único Empate de un mal sueño

El Jarama ha sido considerada una batalla a medio camino entre la 1ª y la 2ª guerras mundiales, dónde se dieron auténticas cargas de caballería contra blindados, ataques en oleadas de infantería apoyados por modernos aviones monoplanos, pero es un resumen demasiado esquemático para resultar fehaciente, y que en sí parece ocultar algo que por norma encontramos en todo estudio militar de los acontecimientos bélicos, desde los años 30 del pasado siglo hasta nuestros días, quizá para preservar turbios negocios de una industria que tiende a vender anacronismos. Reservando al Dios de la Guerra para las élites del dinero y del capital productivo que un siglo atrás a su manera Napoleón ya profetizaba “Dios siempre está con quién tiene más cañones” y los cañones de nuestra época por obra y milagro de la técnica vuelan.

En definitiva, desde el Jarama ningún atacante en ninguna batalla ha salido victorioso sin asegurarse la supremacía aérea, por mucho que fabuladores traten de crear falsas expectativas en sus crédulos lectores, son los mismos que llenan páginas y páginas de Las Ardenas, pero cuando se despejan los encapotados cielos belgas… y que narran apasionadamente la tenaz lucha cuerpo a cuerpo de los Marines en Khe Sanh contando muy de pasada el empleo táctico de los superbombarderos B-52 que literalmente laminaban el terreno, y mucho nos tememos que la opereta seguirá plenamente vigente a la espera de algún Memo que crea a píes juntillas en “La madre de todas las batallas” previo pago de toda la cacharrería sobrante de Occidente que al punto será siniestrada totalmente, desde el cielo protector de sus honestos vendedores…

Los nacionales sufrieron 7 000 bajas, los republicanos 10 000, ello será la piedra angular de tanto iletrado del régimen para esgrimir una victoria a pesar de no haberse conseguido los objetivos finales de la ofensiva, una más de las muchas falacias sólo apta para engorilados acólitos, pues la práctica totalidad de sus bajas se trata de veteranos de difícil reemplazo, aunque no es menos cierto que en el bando republicanos las Brigadas Internacionales, con especial énfasis en la 15ª, tuvieron un desgaste que oscila en una horquilla del 50% y el aluvión de extranjeros que acudía al cándido Madrid del No Pasarán se agotará más rápido de lo previsto en el próximo verano a escasos 30 Km (Brunete). Lo que tampoco admiten las fuentes de este bando es que los entusiastas extranjeros fueron utilizados como prescindible carne de cañón con la que no se tenía que rendir cuentas, pues para eso ya tenían el santoral de la Internacional Comunista, para mayor Gloria de la Libertad de los Pueblos, en realidad para los que gocen del más mínimo atisbo de cordura, sólo gloria de Josif Stalin “El Padrecito” no se sabe muy bien de qué.

Las fuentes nacionales, siempre con una pasmosa actividad encubridora, califican la batalla como una victoria incompleta, pues al fin y al cabo habían cruzado el río y ocupado una zona al Sur de Madrid, pero obvian que su objetivo principal ni por asomo se había logrado y en casi ningún momento de la batalla tuvieron opciones de conseguirlo. Se consuelan a duras penas inflando como es de rigor las pérdidas enemigas y difuminando las propias. Para nadie puede resultar un disparate calificar el resultado como un empate, podríamos añadir “técnico”, pero dicho adjetivo es del todo inadecuado en unos contendientes cuyos dirigentes entendían el ejercicio de su pretendida profesión, como una serie sucesiva de cabezazos alternativos, dando siempre por bueno y meritorio lograr que su adversario ostentase más chichones.

Poco queda hoy de aquel tremendo baño de sangre en las puertas mismas del Gran Madrid, quizá esa frase ya en evidente desuso por las nuevas generaciones, que simplificaba la falta de detalle y precisión en cualquier acto cotidiano socio laboral, sea la prueba subliminal de tanto despropósito:

¡Camarada general, los fascistas han roto el frente!

-¿Dónde se ha producido concretamente la ruptura?

Entre Pinto y Valdemoro.

combate-aereo-jarama

Combate aéreo sobre el Jarama.

Internacionales sobre Aranjuez

Al inicio de la batalla, las fuerzas aéreas republicanas se encontraban dispersas, disponiendo en el área en cuestión sólo de los Chatos (I-15) de Korsakoy, los Moscas (I-16) de Minaiev y de Pleshenkov, aunque a los primeros pronto se les unirán los I-15 de García Lacalle y de Roberto Alonso en el aeródromo de Azuqueca, con los norteamericanos F Tinker (Smith), H Dahl (Evans), J Selles (Chang) y J Allison. Este último será herido en la temprana fecha del 6 de febrero.

Más alejados del frente, en los aeródromos de Torrecilla y Sisante, se encuentran los Katiuskas (SB2) de Schacht, Menmeyanov y Kahlzunov, y los Rasantes (R5) de Abelardo Moreno que atacarán sin respiro las brigadas enemigas. El día 10 se pierde el Chato de Calderón derribado por un 88 de la Cóndor ¡Es el primer derribo de la más célebre pieza de la segunda guerra mundial, apodada en España como Otto con Otto! dos días más tarde, es el propio García Lacalle el herido por la metralla de una de estas letales armas. Ese mismo día la Cóndor pierde el He51 de H Jurgen y W Palm es gravemente herido a cambio de un Mosca republicano derribado.

garcia-morato-3-51

El 3-51 de García Morato.

Al día siguiente, cae el Chirri (CR32) italianos de L. Lodi (Marcello) y es herido el comandante T. Fagnani (Faroni) y G. Ruzzini (Roco), también es derribado el alemán R. Eppert. Al día siguiente llega el grueso de la aviación italiana, junto a la Patrulla Azul de García Morato, el As nacional. Por las pérdidas sufridas, los italianos tenían órdenes de no adentrarse en territorio enemigo en número inferior a 15 aparatos. El día 16 los bombarderos nacionales Ju-52 de José Calderón, con la sola protección de los He-51 alemanes, se dirigen a Arganda en territorio republicano, contrariamente a lo que tratan de hacer creer fuentes nacionales, habían cerca de 30 aparatos de protección que no impiden que varios Ju sean derribados, entre ellos el del citado Calderón, que fallecerá en el combate. La víspera había declarado cual funesto epitafio: ¡Mañana bombardearemos, caiga quien caiga!

El día 18, García Morato, integrado en las fuerzas italianas de G. Nobili (Notabili), E. Incerti (Tocci) y G. Ricci (Roca) verá como los bombarderos se adentran en zona enemiga sin la debida protección. Picará con su Chirri 3-51 Halcón, seguido por sus puntas también ases Bermúdez 3-52 Avutarda y Salvador 3-53 Mirlo y por la totalidad de los italianos ¡Otro detalle que obvian las citadas fuentes nacionales que quieren a sus héroes en solitario; vejando y humillando el sacrificio de unos valientes aliados siempre menoscabados por unos gañanes mal llamados patriotas! Derriban a Leider (Lando) y Dahl (Evans) y un par más de Moscas. Por su parte, los nacionales perderán tres Cr32 siendo seriamente tocados los de Roca y Ascanini y los He51 de Bofill y Krug. El capitán Joaquín García Morato será merecidamente condecorado con la Cruz Laureada de San Fernando.

Tras este duro combate aéreo la lucha irá decreciendo en intensidad y los últimos derribos serán los de L. Bercial por parte republicana y de H. Winterer por parte nacional que podrá lanzarse en paracaídas siendo hecho prisionero.

La Legión de San Patricio

La católica Irlanda contribuyo con 700 hombres al esfuerzo nacionalista de la mano de Eoin O’Duffy, que como bien se encargo de difundir entre propios y extraños vino a España para combatir por la Fe de sus mayores. La única condición expuesta fue la de no entrar en combate contra tropas vascas, por ser estas fervientemente católicas y tener estos tanto derecho a la separación de España como los seis condados del Ulster... Llegaron a Cáceres tras su desembarco en Lisboa ,y tratarán de aclimatarse más mal que bien a las costumbres españolas: la comida no era de su agrado ¡La mítica escuela culinaria de las Islas Británicas! y la causa-efecto fue que ante nada mejor que hacer ingerían intolerables cantidades del fuerte vino español para el cual sus organismos no estaban acostumbrados…

o-duffy-uniforme-legion

O'Duffy, más conocido como comandante gasolina, posando con uniforme y gorrillo legionario. En la solapa puede verse el arpa irlandesa, distintivo de la XV Bandera.

Se constituirán como XV Bandera de La Legión. Pronto el Jarama les dará ocasión de probar su valía, el 16 de febrero sufrieron su bautizo de fuego en un furioso tiroteo en su marcha de aproximación a Ciempozuelos que dónde tenían que revelar a una unidad marroquí. Ufanándose a su término de la falta de puntería de los rojos que sólo les habían causado una decena de bajas y según ellos mismos habían causado unas cuarenta a los “Sin Dios”; lo curioso del episodio es que el denostado enemigo no era tal, sino una unidad de Falange proveniente de las islas Canarias y que como ellos buscaban su emplazamiento en el dispositivo nacional…

Una vez desplegados, sus únicos enemigos fueron los parásitos dejados por los mercenarios magrebíes de Franco, mientras Duffy, apodado “comandante gasolina” por su afición a recorrer puestos de mando en retaguardia en supuestas reuniones y consultas, no fuera que en primera línea una bala pérdida le diera un disgusto (¡Como decía Suvorov: la bala es loca!) dejaba pasar los días. A pesar de ello el 13 de marzo volvieron a la acción contra tropas de la 9ª División del E.P. en Titulcia. Nada más abandonar sus posiciones fueron recibidos con un vivo fuego de fusilería y ametralladoras que les hizo resquebrajarse, para acto seguido caer en el pánico más profundo, tras sufrir las escalofriantes bajas de tres heridos de gravedad y algunos más leves…. Gasolina, llegado de uno de sus innumerables viajes turísticos, se negó a que sus hombres fueran de nuevo sometidos a tan atroz fuego. El 17 de junio la bandera era repatriada de nuevo a través de Portugal.

bandera batallón Lincoln

La bandera del batallón Lincoln. Tras Jarama, entre los voluntarios americanos circulaba el chiste de que el nombre de Lincoln estaba plenamente justificado, pues, "A Lincoln también le asesinaron".

Al otro lado de las trincheras, tampoco faltarán los irlandeses encuadrados en la 15ª B. I., siendo un miembro destacado el prometedor poeta Charles Donnelly, que fallecerá con apenas veinte años en combate cuerpo a cuerpo contra los moros en el Pingarrón. La víspera de su trágico desenlace escribirá en su diario “Hay un valle en España llamado Jarama es un lugar que todos conocemos muy bien porque en él destrozamos nuestra juventud y nuestra edad madura, en gran parte también” difundida tras su muerte, los brigadistas la convirtieron en su himno con la música de “Red river valley”. Seguramente usted apreciado lector en este momento está tatareando la pegadiza melodía; sin duda son los retazos colectivos de un pasado que jamás deberá repetirse…

monumento-brigada-internacionales

Monumento erigido en junio de 1937 por los veteranos de la 15.ª brigada. "A nuestros camaradas caídos. Nuestra victoria es vuestra venganza".

 Bibliografía

La batalla del Jarama, Moritz Krawinkel, CYAN.

Guerra y revolución en España, Georges Soria, Grijalbo.

La batalla de Madrid; López Muñiz, Gloria.

La batalla del Jarama, Febrero 1937, José M García, Almena.

La primera batalla moderna se libra en el Jarama, VVAA, Unidad editorial.

La batalla del Jarama, Testimonios, Jesús González, La esfera de los libros.

La batalla del Jarama, Luis Diez, Oberón.

La batalla de Madrid, Federico Bravo, Fenicia.

Batallas de la guerra civil, Antonio Sánchez, Libsa.

La guerra civil española, Antony Beevor, Crítica.

La batalla del Jarama, Rafael Permuy-Artemio Montera, Quirón.