News

Page 1 of 17  > >>

Nov 23, 2019
Category: General
Posted by: walhalla44

Arnhem 1944

Oct 23, 2019
Category: General
Posted by: walhalla44

Nuevo artículo histórico

Oct 19, 2019
Category: General
Posted by: walhalla44

Nuevo mapa y fichas para Alihuatá 1933

News from the fronline!
 

Francia 1940: París bien vale una prisa

por Enric Martí

Han caído sobre nosotros la desolación y la inmovilidad de la muerte, rota sólo por las lágrimas amargas de los que han logrado sobrevivir. La memoria de ayer es el olvido de hoy.

Reina Guillermina de Holanda


Tras la conquista de Polonia, la opción de que los Aliados iniciarán una guerra de desgaste tal como ocurrió veinte años atrás, era un supuesto para nada conveniente del pretendido Nuevo Orden alemán y más con el corazón industrial del Ruhr tan accesible a una siempre impredecible ofensiva de los por ahora poco menos que teóricos enemigos del Reich, y el tiempo obviamente no favorecía a esto último. Por otra parte, en Francia hasta el más cándido veía bien claro lo que les venía encima, pero una catarsis colectiva actuaba como efecto placebo y reaccionar de forma activa. Sabían a ciencia cierta que su socio tendía y tendría como prioridades su status imperial, ya por entonces un tanto decrépito, y que la salvaguarda de la integridad de los pueblos del continente no es que fuera marginal, pero si claramente secundario. ¿Pérdida de mercados?

El efecto Línea Maginot, tantas veces puesto en tela de juicio, no debe ser ponderado con tanta envergadura, pues en su marco geográfico el frente permaneció fijo hasta los últimos compases de la campaña, y al fin y al cabo sus enemigos, aunque con menos medios, también construyeron su castillo de naipes con pretensiones (Línea Sigfrido). Su fracaso estratégico no debe medirse por el hecho siempre asumible de que los alemanes forzarían la neutralidad de los Países Bajos, sino que en una imaginable hipótesis a largo plazo Francia al igual que Polonia podía ser atacada por tres flancos: Italia y España y en ese estrambótico planteamiento el efecto disuasorio de las fortificaciones resultarían tan inútiles como poner vallas al campo, y nunca mejor dicho.

fall-gelb

Plan Amarillo: Francia, mayo-junio de 1940.

La doctrina gala era esencialmente defensiva en cuanto a su integridad territorial se refiere y en caso de tener que recuperar sí o sí parte de la misma, su dogma operativo era un encorsetado método totalmente reglado. Si este fracasó no era por lo anacrónico del mismo en un campo de batalla en que el Movimiento ya despuntaba como el Todo, sino porque los subordinados que lo debían llevar a cabo no habían seguido al píe de la letra en Tiempo y Fuerza la directriz marcada de antemano desde la lejanía de un Espacio para nada acorde con la inmediatez… Cabe añadir que ni el pueblo francés, ni su Gobierno, ni sus Fuerzas Armadas deseaban ni la más ínfima ocupación de su territorio para tener que emplear cuatro sangrientos años para su desahucio, tal como dictaba la experiencia de 1914-18, y que la única y fácil forma de abortarlo era adelantar líneas, es decir, adentrarse en Bélgica y Holanda para que cínicamente fueran otros los que tuvieran que recoger los platos rotos, ya tenemos el crisol de lo que han venido a llamar cual figura literaria de vía estrecha “Extraña derrota”. La derrota fue efectivamente inapelable, pero en cuanto a lo de extraña, vamos cuanto menos a cuestionarla.

Plan Amarillo

(Fall Gelb) Las milagrosas innovaciones en el art of war, a las que, estratégicamente hablando, Alemania no inventó absolutamente nada, pues no fue más que el manido “Plan Schileffen” al que eso sí, se le había añadido oportunas modificaciones, a saber: El gigantesco arco iniciado en 1914 que pivotaba en Sedán se quedaba corto en esta ocasión y por ello era necesario ampliar su cuerda e incluir el territorio holandés. En está ocasión no se trataría de cercar la capital gala por el Norte y así evitar un segundo “Milagro del Marne”, por lo que las vanguardias debían alcanzar la línea del Loire y el Macizo Central, antes de efectuar flanqueos de 90º o 180º, según dictasen las circunstancias. Con la ventaja de la experiencia ofensiva en la anterior Guerra europea, se analiza adecuadamente que, en caso de fijación de frentes (Marne) ambos contendientes tratarán de flanquear a su oponente, ya sea por la frontera helvética, o con más probabilidad por el Canal de La Mancha. En consecuencia, ¿Porqué no propiciar está maniobra, antes de una supuesta estabilización que para nada interesaba a la joven Wehrmacht?

carros-belgas-t15

Carros ligeros belgas T-15 durante la campaña de 1940.

Otros factores no menos importantes adjudicaban una clara ventaja al invasor: la experiencia en la Maniobra recientemente adquirida en Polonia, de la cual se dedujo la autonomía de mando en cuanto a oportunidad y explotación se refiere, y la necesidad de contar con los medios adecuados en velocidad y fuerza para su aprovechamiento: los Panzers y más que ellos por sí mismo, su doctrina de empleo, en la que los Aliados no podían competir. Sin embargo la ventaja más desequilibrante la tenemos en el aire y todavía hoy, no sé sabe muy el motivo ¿Clasicismo? ¿Intereses creados y creídos? parece que el criterio mundial tiende a la infravaloración de la supremacía aérea. Desde 1917 ninguna ofensiva se había coronado con el éxito sin contar con ella. Por poner breves y cercanos ejemplos: El Jarama, Guadalajara, Ebro… y por supuesto el resto del conflicto y todos los posteriores seguirán esta pauta, pero parece que los Altos Hornos del opulento Occidente tienen y deben seguir las líneas de montaje de mastodontes fáciles de distribuir y mucho más fáciles de destruir en caso de que alguna Satrapía tenga la osadía de no acatar sin miramientos lo prescrito por el orden vigente. La Luftwaffe contará para este trascendente cometido con dos flotas aéreas, la 2ª (Kesserling) y la 3ª (Sperrle). Sus tres prioridades son, por orden de importancia: 1ª Dominio del aire, 2ª Apoyo a la maniobra propia y entorpecimiento de la del enemigo aunque para ello se tenga que utilizar el Terror sobre la población civil en medios rurales o urbanos, y 3ª La conquista por fuerzas aerotransportadas de puentes, nudos, puntos fuertes que puedan retardar la rápida evolución de los ejes de progresión.

Finalmente a las 03:00 del 10 de mayo de 1940 las Águilas del Tercer Imperio abandonaban sus nidos y por supuesto no había ningún Rubicón para echar la suerte, pues está ya estaba previamente decantada a su favor…

La Bisagra
La maniobra se inicio de forma simultánea por los Grupos de Ejércitos A y B, mientras los Aliados a las 07:30 se movían hacía el Norte tratando de reunirse con los apurados belgas y holandeses y en este principio tenemos el principal indicio del desconcertante final, pues el avance fue tardío y a deshora. Los tiempos de las mascaradas hitlerianas hacía tiempo que habían pasado y este movimiento lógico debía haberse realizado mucho antes y con holgura: tratar de alcanzar unas líneas colapsadas de un aliado más pendiente en el repliegue que en la contención y tratar de crear en la nada puntos de anclaje ante un enemigo que se halla en el momento álgido de su impulso ofensivo… es la forma más cómoda y fácil de perder una guerra.

En la segunda jornada los atacantes desbordan cualquier previsión, alcanzan La Roche, Dinat y Buillon y en el Norte van relegando a los defensores a una vacua resistencia en Rotterdam y La Haya. El día 12 la cosa va a peor, al caer el fuerte Eben Emael (La pequeña Maginot, ilusamente apodada) con lo que no sólo anula la línea del río Dyle sino que los Cuerpos XV, XIX y  XLI crean cabezas de puente sobre el Mosa que serán ampliadas en la jornada siguiente en la que el XIX Panzerkorps de Guderian envuelve la ciudad de Sedán por el Sur y se dirige como un rayo hacía Meziéres. La sensación Aliada de encontrarse en una neo Cannas era epidémica.

somua-b

Carro SOMUA (Foto autor).

Los alemanes tienen que reagruparse y acercar líneas interiores, y la oportunidad es aprovechada por las 1ª, 2ª y 3ª Div. Acorazadas francesas para contraatacar de forma valiente aunque no decidida y con estrechez de miras, que sólo propicia que la brecha ya sea de 80 Km y la total desarticulación del despliegue Aliado que es de inmediato aprovechado por sus enemigos que pivotan, contrariamente a lo esperado, no hacia el Sur, sino al Oeste. Las fuerzas Aliadas que el primer día emprendieron su ruta dirección Norte entienden a la perfección el triste resultado de que los alemanes alcancen el mar y emprenden un presuroso repliegue apoyados en los ríos Senner, Dender y Escalda.

paso-del-mosa-14-junio-1940

Paso del Mosa, 14 de mayo de 1940.

El día 18 el flanco derecho alemán toma Amberes, mientras el izquierdo hace lo propio con San Quintín desde dónde tiene las puertas abiertas para envolver a las fuerzas del Escalda o bien una vía franca hacía la Ciudad de la Luz. El nuevo Jefe de las fuerzas Aliadas Weygand que sustituye a Gamelin ante la gravedad de la situación crea tres nuevos ejércitos: 6º (Trouchon) que emplaza en el Aisne, 7º (Le Frère) que emplaza en el Oise y 10º (Altmayer) que emplaza en el Somme, mientras sus enemigos presionan sin distracciones de Norte a Sur y de Este a Oeste, alcanzando en esta última dirección en la jornada del 20 Cambrai, Abbeville, Amiens y Arras. En esta población serán contraatacados en la jornada siguiente por las últimas reservas acorazadas francesas que, a pesar de su poca entidad, son suficientes para preocupar a los alemanes que deben reforzar los flancos de sus puños acorazados con infantería en los márgenes de los cursos fluviales en prevención de una futura intentona, que efectivamente será llevada a cabo por el 7º E que, atacando hacía el Norte, tratará de enlazar con el 1º E que a su vez atacará hacía el Sur, pero las líneas germanas ya se había consolidado y la capacidad de acción-reacción por aquel entonces estaba totalmente desequilibrada. El día 22 el Consejo Supremo Militar reunido en París decide salvar lo que se pueda y proceder a la compleja operación de reembarque (Ver Operación Dynamo).

Plan Rojo
(Fall Rot) Los alemanes no esperarán a que el 18º E termine que limpiar las bolsas de resistencia en la zona de Dunkerque y a las 03:30 del día 5 de junio lanzarán la última ofensiva destinada a destrozar los restos del otrora invencible ejército francés que desde 1918 era el espejo doctrinal a seguir a lo largo y ancho del orbe. En su cometido utilizarán al 4º E como yunque contra el 10º francés y al 6º como martillo de flanco contra el 7º. El día 7 las brechas son tan concluyentes que el Mando alemán puede retirar cuatro Divs. Panzer y mantenerlas en reserva en el área de San Quintín. En lo desesperado de la situación Weygand trata de replegarse sobre el Bajo Sena, pero el día 9 las avanzadillas de Hoth conquistan Rouen a 120 Km de su punto de partida y al día siguiente retornarán al Norte pero vertiente Oeste. Los restos del 10º E, sin la menor posibilidad de un segundo Dynamo, capitulan el día 12.

fall-rot

Plan Rojo: la invasión de Francia, junio de 1940.

Antes del alba del día 8 las posiciones del 4º y 6º E franceses son bombardeadas con una violenta barrera artillera, seguida por un asalto de infantería del 12º E alemán ¡A la vieja usanza! que consigue una amplia brecha por la que se cuelan dos días más tarde nada menos que ocho Divs. Panzer, que incluyen las de reserva. El día 12, tras cruzar el Oisne, se encuentran en la periferia de Paris, mientras Guderian ocupa Chalons en el Sur girando hacía el Este por la Champagne y alcanza la frontera suiza el día 17. A su derecha, Kleist sigue la curva del Loira y gira hacía el Oeste, ocupando Orleans, mientras al Norte se ocupa Normandía el día 14 prosiguiendo sobre la vecina Bretaña. Al día siguiente, el Grupo de Ejércitos C cruzaba el Rhin y distraía frontalmente a la guarnición de la línea Maginot, mientras Guderian ¡Este hombre no paraba quieto! llegando desde el Sureste, la tomaba por la retaguardia.

chalons-ruinas

Chalons en ruinas, junio de 1940.

Las tropas alemanas desfilaron por los Campos Elíseos el 14 de junio a un mes exacto de la Fiesta Nacional francesa. El Nuevo Orden de los dioses nórdicos no respetaba ni lo más sagrado y para mayor desquicio de los fervorosos creyentes la Salvación provendría cinco años más tarde de las heréticas hordas bolcheviques del Este, dónde la ininterrumpida picadora de carne del Ost Front daría buena cuenta de la henchida Wehrmacht. Seguramente tenía razón Bonaparte un siglo y pico atrás al afirmar que “Dios siempre está a favor de quién tiene más cañones” pero conociendo su cerrado acento corso a saber que entendía por “cañones”.

de-gaulle-r35

De Gaulle (en efigie) junto a un carro R35 (Foto autor).

Nubes oscuras sobre Francia

Las fuerzas aéreas francesas entrarán en combate con claras desventajas tanto materiales, como doctrinales, dejando patente que sus enemigos contaban con la veteranía de la Guerra de España y la Campaña de Polonia. Ello de por sí no era una verdad absoluta pues de la misma también carecían los británicos y pronto sabrán como tratar de tú a tú a la ufana Luftwaffe, aunque eso sí con otro material y jugando en casa…

Los alemanes perderán en la campaña 850 aparatos, que no son pocos, pero lo que marcará la diferencia con respecto a sus adversarios será su versatilidad operativa y coordinación con las fuerzas terrestres que estos últimos en modo alguno podían igualar principalmente por su obsoleto sistema de comunicaciones. Por su parte, los británicos emplazarán 13 escuadrillas en suelo inglés a las que se les unirán otras tres, más los cien aparatos que despeguen directamente de sus bases en las islas. No será hasta que la caída de Francia sea un hecho fehaciente para el más crédulo que el mariscal Dowding denegó el uso de los Supermarine Spitfire en suelo galo. Aún así, la campaña costó a la RAF cerca de un millar de aviones, la mitad de ellos atesorados y jamás prescindibles cazas.

Un pundonor de la valía inglesa la tenemos en el sacrificio de los bombarderos ligeros Blenheim en el ataque a los puentes de Maastricht el día 12 de mayo por los 15º, 82º, 107 y 110º Escuadrones que perderán una docena de aparatos, en su inmensa mayoría derribados por la densa pantalla de artillería antiaérea de todos los calibres. Mucho mejor le iría a una escuadrilla de estos ya vetustos aviones que estacionada en un aeródromo de los alrededores de Aviñón a mediados de junio, cuando deciden realizar una visita de cortesía a la industria bélica del Duce en Milán…

La RAF en acción sobre Francia, según un noticiario de la época.

Puñalada Verdiniana
De común el papel de Italia en el trascurso de la SGM ha sido vilipendiado con saña por las fuentes anglosajonas, sin duda como factor exculpatorio de las amplías y públicas muestras de admiración de que fue objeto el Duce en la década de la treinta del siglo pasado por parte de los británicos. Su ataque en el frente de los Alpes a últimas de la campaña ha sido tomado como claro ejemplo de la perfidia latina (Por lo que se ve los posteriores ataques a traición a las bases de la marina francesa tras el armisticio, son causa justa por fuerza mayor). La Italia fascista tenía planeada grosso modo una guerra paralela a la de la Alemania nazi, sin que Mussolini hubiera reflexionado en profundidad la diferencia entre intereses e intenciones y una coherencia entre ambas hubiera sido el ataque y conquista de: Córcega, Malta, y las bases navales de Bizerta, Mers al Kabir y no unas supuestas ganancias territoriales en las antiguas posesiones de la corona de Saboya.

il-popolo-italia

Al principio, todo era optimismo y entusiasmo.

El citado ataque fue retrasado a petición del Führer dando como motivo que deseaba que las fuerzas aéreas Aliadas no se dispersarán en dos frentes para poder derrotarlas en una batalla definitiva, piedra angular del pensamiento militar prusiano y en cuya persecución del choque definitivo en todos los frentes será uno de los factores claves de su definitiva derrota. Finalmente, el día 10 de junio se declara la guerra a Francia y Gran Bretaña iniciando las operaciones en un frente montañoso totalmente favorable a la defensa y para nada propicio al desbordamiento, que quizá ante unas fuerzas menguadas y desmoralizadas podría tener una relativa posibilidad de éxito un intento de guerra celere, aunque la experiencia en España no se podía decir que fuera concluyente y todavía menos proyectarla al ejército francés. Tras unas estériles y no escasas pérdidas, en el momento del armisticio Italia sólo había conseguido ocupar Djibuti en Somalia y Menton en la Riviera. Un hecho poco conocido es el raid de la flota francesa de Tolon sobre el litoral de la Liguria y la Toscana por los cruceros Colbert, Depleix, Foch y Algerie con las flotillas 1ª, 5ª y 7ª de destructores.

algerie-cruiser

El crucero francés Algerie.

Tiempo después de los hechos tan brevemente sintetizados en este artículo, Adolf comentará a Benito “Lo que nosotros dos juntos somos para Europa, sólo la posteridad podrá decidirlo y valorarlo”.

Motín Legionario

Cerca de un millar de ex republicanos españoles enrolados en la Legión extranjera francesa tomarán parte en la campaña de Noruega; poco menos de medio centenar dejará sus restos en esas gélidas tierras. Su apresurado reembarque en Narvik sorprende negativamente al contingente que se había quedado con ganas de “gresca”: a bordo serán informados del inicio de la Campaña de Francia por los alemanes.

Una porción del total es desembarcada directamente en la Bretaña francesa y a través de las vías férreas se dirige a reforzar la guarnición del puerto de Brest. En el trayecto, sus oficiales les anuncian que posiblemente su objetivo ya haya sido ocupado y que lo mejor será no disparar sobre el enemigo, detener la marcha y entregarse. Al instante un ex capitán de la Guerra de España arenga a sus camaradas que en bloque detienen y desarman a los sediciosos, convenciendo a los maquinistas para que les ayuden a proseguir en su cometido. Con suma cautela el convoy reinicia la marcha con todas las ventanillas erizadas de fusiles españoles: a su llegada la ciudad todavía no ha sido invadida, pero tampoco hay nadie con voluntad de ofrecer una resistencia aunque sea simbólica. En su puerto descubrirán un solitario vapor al que abordan. Una vez a bordo, su capitán les comunica que no puede abandonar la rada ante la falta de personal cualificado; al momento, procedentes de los cuatro puntos cardinales de nuestra geografía multitud de legionarios declaran ser marineros en la vida civil…

El patrón antes de abandonar su seguro amarre les notifica que el mar está plagado de submarinos y buques alemanes y a las pocas horas de singladura se distinguen en la línea del horizonte dos buques de superficie. El citado arquea las cejas proyectando un ¡Os lo dije! pero los soldados están enfrascados en un zafarrancho en el que emplazan un par de morteros y varias ametralladoras, mientras entonan en tono despreocupado:

¡A que tantos humos, tantos faroles sí nuestros marineros son españoles...!

El precavido alarde es innecesario, pues pronto se ve de que son dos destructores de la Royal Navy británica que, cortésmente, los escoltan hasta el puerto de Plymouth, donde son recibidos con entusiasmo, orquesta de música incluida. Más de un legionario pensará en sus adentros ¡A bodas me convidas! sin tener el más mínimo oráculo que le prevenga de que su particular Anábasis no ha hecho más que empezar…

Bibliografía
La extraña derrota, Marc Bloch, Planeta.

Su hora mejor, Winston Churchill, Orbis.

Recuerdos de un soldado, Heinz Guderian, Inédita.

Hitler en Paris, Alan Henry, RBA/ Osprey.

Tanques de los Aliados occidentales, David Porter, Libsa.

Grandes hechos del siglo XX, Fasc.6, Orbis.

La derrota militar de Francia, Pertinax, Futuro.

La batalla de Francia, Manuel Aznar, Idea.

Diez días que estremecieron Europa, VVAA, PDA

Blitzkrieg, Lloyd Clark, Pasado y Presente.

Tormenta sobre Francia, Luis Méndez, Suc. de Ocaña.

última actualización: 11 de julio de 2019.