News

Page 1 of 16  > >>

Sep 15, 2019
Category: General
Posted by: walhalla44

Poland Defiant, de Revolution Games

Sep 1, 2019
Category: General
Posted by: walhalla44

Polonia 1939

Jul 30, 2019
Category: General
Posted by: walhalla44

Francia 1940

News from the fronline!
 

El Chaco, 1932-1935

Espinas y serpientes. La guerra del Chaco, 1932-1935.

por Enric Martí

 

La paz no parece estar de moda en los difíciles días de nuestro mundo de hoy.

 Mariscal José Félix Estigarribia

 

La región del gran Chaco es una de las zonas más inhóspitas y deshabitadas de América del Sur. Con un clima implacable, carente de agua, en un terreno muy favorable a enfermedades y criaturas portadores de una amplia horquilla de virus de peregrino tratamiento. 720.000 Km cuadrados enmarcados entre los ríos Pîlcomayo y Asunción.

chaco_boreal

El Chaco boreal

En estos desolados parajes se desarroyará la más sangrienta guerra librada en el continente durante todo el siglo XX y, paradojas del destino, protagonizada por las dos naciones más pobres del hemisferio, cuyo principal logro de la contienda será que uno de cada cuatro hombres que participaron en la misma no saldrá con vida. Una estadística escalofriante, cuyos hechos son ignorados por las grandes obras y tratados sobre la violencia colectiva humana…

A pesar de las constantes provocaciones mutuas en las zonas fronterizas, debemos considerar como agresor a Bolivia, pues según afirmó su Presidente Daniel Salamanca “Bolivia tiene una historia de desastres internacionales que debemos contrarrestar con una guerra victoriosa”

Casus Belli

Las causa de la que algunos autores han titulado como "guerra de imbéciles", hay que buscarlas en la noche de los tiempos, o más concretamente en los poco definidos límites geográficos de los virreinatos españoles, y, más recientemente, en la guerra del Pacífico (1879-83) que dejó a Bolivia sin una salida al Pacífico. Paraguay, por su parte, se sentía seriamente agraviada por los daños y perjuicios ocasionados en la guerra de la Triple Alianza (1865-70) y la guerra del Acre (1899). Ambos países reclamarán la titularidad del territorio sobre el que Brasil también tenía sus propias ambiciones, con una Argentina vigilante de ambiciones imperialistas en el turbio entorno. A sabiendas de la lentitud de todo litigio diplomático, los ejércitos de cada nación irán estableciendo puestos y pequeñas bases (1905) en medio de la nada absoluta, como medidas dilatorias de posibles incursiones ¿De quién? Nos encontramos con una vertiente neo inca de la milenaria estrategia del ¡Y tú más!

operaciones-chaco
Operaciones en el Chaco.

Más allá del efecto aglutinador de exaltados nacionalismos de estas repúblicas de nuevo cuño, cuyos brotes se repiten de forma cíclica en el subcontinente, una motivación subliminal del conflicto fue la posible presencia de petróleo, quimera descartada posteriormente, pero lo que sí se sabía con certeza era la carencia absoluta del líquido elemento. Muchos morirán y más aun desertarán, unidades enteras se derrumbarán por la sed mientras sus mandos se refrescaban en las ciudades de retaguardia con el mejor champagne, vermuts y espirituosos de la vieja Europa con los fondos destinados al sustento de los hombres a su mando; siendo subtitulada como La Guerra del Agua, aunque también hubiera sido adecuada la de los “Corruptos”

artilleria-paraguaya-boqueron

Artillería paraguaya en Boquerón.

Fuego en el Altiplano

Desde septiembre de 1932 hasta junio de 1935, se extendió este extraño e ignorado conflicto que se llevo casi 100.000 vidas. Ambos bandos habían importado sustanciales cantidades de armamento de Europa, en su inmensa mayoría excedentes de la Gran Guerra, junto a consejeros militares alemanes en Bolivia y franceses en Paraguay que trataron de proyectar las lecciones en los enfangados campos de Flandes en aquellos yermos páramos con unas tropas tan mal entrenadas como motivadas, pesimamente comandadas por unos tiranos sátrapas mal llamados oficiales.

Los planes bolivianos no se limitaban de la conquista del Chaco sino en alcanzar la capital enemiga de Asunción y, dado que su salida al Pacífico había sido arrebatada por Chile en el siglo XIX, alcanzar de esta forma el Atlántico a través de los anchos ríos de su vecino. Tras una movilización parcial, las fuerzas atacantes tuvieron que alcanzar la zona de litigio recorrieron cerca de 400 Km. Al carecer de medios de trasporte o de líneas de ferrocarril, se trataba de una masa de campesinos analfabetos que ni siquiera hablaban la misma lengua (Quechua, Aimara…) y que a duras penas entendían las órdenes recibidas, cuyo precario entrenamiento sólo los habilitaba como ejército policial territorial, apto contra levantamientos populares contra las élites gubernamentales, fieles marionetas de los lobbys empresariales norteamericanos. El sentido de la cohesión entre unidades y entre armas era inexistente lo cual revertía en una más que dudosa eficacia en el fragor de una guerra moderna.

kundt-en-el-chaco

El general Kundt en su puesto de mando.

Los paraguayos, con unos efectivos muy inferiores en número, estaban sin embargo mucho mejor organizados y motivados, con un indudable respaldo de la causa justa como es la supervivencia del Estado como tal. Sus oficiales habían estudiado en Academias extranjeras y sus líneas logísticas eran más cortas y se habían asegurado el apoyo de Argentina en cuanto a la llegada de suministros y mantuvo durante todo el conflicto un mando único. En septiembre de 1932, tras las frecuentes aunque tibias infiltraciones bolivianas que atacaban posiciones sin ninguna trascendencia, los paraguayos lanzaron un ataque preventivo sobre el fuerte boliviano de Boquerón que resistirá más de un mes, pero ante la falta de suministros y refuerzos terminará capitulando al no quedar con vida más que una cuarta parte de la guarnición inicial.

El Fortín

A inicios de 1933, la lucha se centró en la conquista de los fortines fronterizos paraguayos construidos a la europea, con alambradas, trincheras y nidos de ametralladoras y piezas de pequeño y medio calibre. El 20 de enero, el estratégico fortín de Narawa fue atacado por 6.000 soldados de caballería boliviana cuyas monturas habían perecido de sed en la aproximación al mando del general alemán Hans Kundt. La guarnición estaba al mando del decidido coronel Luis Irrázabal, que segaron literalmente a las oleadas de atacantes, aunque pronto empezaron a quedarse cortos de munición que debió ser suministrada por la escasa aviación paraguaya que se encontraba bajo el fuego antiaéreo en el aterrizaje y en el despegue.

tropas-paraguayas-marchando-frente

Tropas paraguayas marchan hacia el frente.

El día 30 de enero tras un último intento de asalto general, los bolivianos, tras sufrir cerca de 2.000 bajas, inician una episódicamente trágica retirada. Sus adversarios han sufrido 250 muertos. A pesar de la diferencia no es un desequilibrio vinculante en vista de la gran diferencia demográfica de Bolivia en comparación al pequeño índice de población de Paraguay.

El festín del Cóndor

A finales de año, el ejército boliviano había sufrido cerca del 90% de bajas de su primera leva, los soldados carecían hasta de calzado o de palas con las que enterrar a sus camaradas y el hambre y sobretodo la sed fueron la principal causa de mortandad entre la soldadesca, parece ser que a los escasos oficiales que de forma temporal se acercaban a las inclemencias del frente nunca les faltaron sus abundantes raciones de Pisco o en su defecto cinzano, tan en boga entre las frívolas clases pudientes capitalinas.

En 1934 Bolivia reclutará un nuevo ejército con idénticas y vitalicias carencias, bajo las órdenes de mercenarios chilenos y de otras naciones del entorno en el que no falto algún que otro español, pero las rivalidades y envidias en el estamento que a modo individual sólo pretendían engordar curriculum derivarán en un crisol de derrotas hasta mayo en que se conseguirá la primera victoria, capturando un buen número de prisioneros y un modesto botín que contribuye como revulsivo al maltrecho espíritu patriota. Se planea una nueva ofensiva sobre la cuenca del Alto Paraguay que ocasionó un rotundo fracaso y un Golpe de Estado de un ejército más docto en refriegas palaciegas que en batallas campales, tras el cual toma las riendas de la nación el vicepresidente Luis Tejada.

El Carmen

En noviembre de 1934 el frente se encontraba muy descompensado con sectores con una alta densidad de unidades de ambos bandos y otros casi desguarnecidos. El 1º CE paraguayo de Carlos Fernández, ubicado en el extremo izquierdo, realizo una amplía finta sobre la 1ª Div boliviana del coronel Murillo, reforzado con otra Div. del 2º CE, parar tratar de infiltrarse en una amplia brecha de cerca de 60 Km al Norte de El Carmen.

ametralladora-vickers-boliviana

Ametralladora Vickers boliviana.

La 2ª y 8ª Divs. paraguayas llevarán a cabo la citada penetración atacando por la retaguardia el día 10, mientras la 1ª Div. asaltaba frontalmente para fijar a los bolivianos en su frente. El fortín de El Carmen será tomado por las unidades de la 2ª Div, el día 13, tres jornadas más tardes esta División y la 8ª enlazarán, completando el cerco por ambos flancos de la unidad enemiga que en el intervalo había sido reforzada por la 2ª Div. Juntas, trataran de forma muy poco decidida de romper la tenaza. El día 17 de noviembre se inician los parlamentos de rendición de los 7.000 sitiados, lo cual desencadenó un efecto dominó que ocasionó la caída de la fortaleza de Ballivián, tenida por inexpugnable, y que fue un auténtico mazazo moral tanto en el estamento militar, como en el político y civil del país andino y más teniendo en cuenta que fue simplemente abandonado y que cayó sin un solo disparo.

La última ofrenda a la Pachamama

A principios de 1935, Paraguay prosigue en su inercia ofensiva acercándose peligrosamente a la zona de Santa Cruz dónde se ubicaban los principales intereses petrolíferos de los todopoderosos gringos, que presionarán para que se lancen desesperados contraataques que recuperen el terreno perdido, formando el requerido colchón de barro y sangre que no alteré el crisol primario de dólares, base de la estabilidad y bienestar de toda democracia (en realidad sólo la suya…) y por una vez los bolivianos logran arrollar a los paraguayos que han adelantado demasiado sus líneas y se han visto obligados a rellenar sus huecos movilizando a adolescentes sin apenas entrenamiento y obviamente con una moral ínfima.

Ante la evidencia de que esta ya cansina hemorragia de vidas humanas no llevaba a ningún sitio, Brasil, Chile, Perú, Uruguay y Argentina, con los Estados Unidos, presionaron en todo ámbito para lograr un principio de acuerdo, que fue firmado en Buenos Aires en junio. Coordinado por su ministro de Exteriores, Carlos Saavedra, que recibirá por su mediación el premio Nobel de la Paz, es ratificado un mes más tarde aunque el acuerdo definitivo no se firmará hasta 1938, por el cual tres cuartas partes del Chaco Boreal quedaban en manos paraguayas, quedando para Bolivia un acceso al río Paraguay, resultados que hubieran podido ser alcanzados fácilmente sin la abusiva y estelar participación de La Parca como artista convidada por ambos contendientes.

El 14 de junio, se acordó el cese de las hostilidades para el mediodía. A las 11:30 ambas partes dispararon con todo lo que tenían a mano, causando no pocas e inútiles víctimas; a las doce en punto los soldados saltaron de sus trincheras gritando, cantando y hasta bailando con quienes pocos minutos antes habían deseado aniquilar, pero al fin y al cabo ahora todos ostentaban el honor de ser supervivientes de la insensatez. No era mucho, pero tampoco era poco, pues como afirmará una década después otro gran humanista, Josif Stalin, “Una sola muerte es una tragedia, un millón una estadística”.

Peñaranda_Estigarribia-julio-1935

Los respectivos comandantes en jefe conversan tras la firma del armisticio. Julio de 1935.

El legado del polvo y la miseria

De las citadas 90.000 bajas mortales, dos terceras partes las sufrió Bolivia a las que hay que añadir decenas de miles de heridos y enfermos en ambos países que no sólo afectaron a la estabilidad social, sino en un desajuste político que a duras penas hoy en día podemos de forma optimista decir que cuanto menos se encuentra adormecido temporalmente. La inflación causada por la compra del exorbitante y encarecido armamento se alargará hasta inicios de los años cincuenta, cuando el resto de mercados se repongan de la Segunda Guerra Mundial.

combate-aereo-chaco

Combate aéreo sobre el Chaco.

Entre el séquito de asesores a la sombra del general Hans Kundt, nos encontramos con un matón de taberna bávaro que había participado en el Golpe de Estado de la cervecería (1923) por el que Hitler ingresará en prisión, donde aprovechará para dictar a Rudolf Hess su abominable panfleto “Mi Lucha”. Estamos hablando del jefe de las SA “Los camisas pardas” que posteriormente será asesinado junto a la inmensa mayoría de los suyos en la conocida como “Noche de los cuchillos largos” ordenada por el Fürher para contentar a la alta burquesía, grandes industriales y a la escuela prusiana de Estado Mayor. Previamente a su regreso, Ernst Röhm, que en su estancia en Bolivia ostentó el injustificable rango de teniente coronel, tuvo como pupilo a Germán Busch Becerra, que tomará el poder en 1937 y dos años más tarde se proclamará Dictador de Bolivia, prueba fehaciente de que la pandemia del fascismo se extendía a sus anchas en los convulsos años 30 del siglo pasado.

Saldos y oportunidades

Al estallido de la guerra civil española (1936) el gobierno republicano nombro a varios comisionados en busca de cualquier material en condiciones de ser empleado en la contienda ¡Cometido que pocas veces se lograría! Esto sería agua de mayo para las cancillerías mundiales, que en vista del clima pre bélico necesitaban comprar las últimas novedades; vendiendo lo que no era más que chatarra de museo.

vickers_mkE_boliviano

Carro Vickers boliviano.

El gobierno paraguayo ofrecerá una amplia panoplia de botín de guerra al traficante Thorvald Ehrich ¡Uno más de la plétora de Alí Babas! Entre los despojos se encontraba un carro Vickers 6 toneladas, modelo B capturado a los bolivianos. Las fuentes difieren si este contaba con una torreta única con cañón de 47mm o bien dos torretas pertrechadas con una ametralladora BSA cada una. La Odisea de este convoy de chichinabo es tan curiosa como representativa: Buenos Aires, Río de Janeiro, Helsinki, Tallin, Burdeos y ya por tierra la zona republicana, a partir de aquí ya entramos en el mito y la hipótesis ante la carencia de documentos, ni aportes gráficos, pero lo más plausible es que al ser el chasis la base del célebre T-26 soviético, a su llegada fuera de inmediato canibalizado o simplemente fuera sustituida la torre, en busca de una normalización jamás conseguirá en el bando de cada uno por su lado…

Bibliografia

Historia y vida, nº 214.

Historia 16, nº 116.

El conflicto belígero boliviano-paraguayo, Pedro González, Sáez Hnos.

Historia mundial del siglo 20, Tomo 3, Vergara.

El infierno verde, José Mª Cañas, Anaya.

La guerra del Chaco integral, Antonio González, S Paulo.

La guerra del Chaco, Óscar J Barrera, EAE Jan.

Breve historia de la incompetencia militar, Michael Prince, Ediciones B.

Tres acciones tácticas de la guerra, Carlos Castane, Asunción.

La conducción de la guerra del Chaco, David Zoock, E Policarpo.

Previous page: Rey de Reyes. Abisinia 1935-1936  Next page: siglo XVI