News

Page 1 of 17  > >>

Oct 19, 2019
Category: General
Posted by: walhalla44

Nuevo mapa y fichas para Alihuatá 1933

Oct 9, 2019
Category: General
Posted by: walhalla44

Subidos listados actualizados

Sep 24, 2019
Category: General
Posted by: walhalla44

Polonia 1939

News from the fronline!
 

El cerrojo de Pandora. Polonia, 1 de septiembre de 1939

por Enric Martí

 

El mundo no está en peligro por las malas personas, sino por aquellas que permiten la maldad.

 Albert Einstein

 

 

La campaña de Polonia es tomada por obras generalistas de escaso rigor y detalle del siglo pasado como poco más que un polígono de maniobras para la joven Wehrmacht, pero sólo ateniéndonos al número de bajas y pérdida de material real nos daremos cuenta que ello es sólo un tópico más, tendido por los propios alemanes siempre obsesionados con mantener su halo de efectividad inapelable, y por los aliados occidentales, que, siempre faltos de atenuantes que justifiquen su posterior “extraña derrota”, no tendrán el menor atisbo de defender a un ejército y a un país que en los tiempos de la Guerra Fría sería el trampolín de la invasión Roja de Occidente, pero que en el período que nos ocupa luchó bien y derrochó el valor que a otros le faltaron…

polonia-dispositivos-1939

Dispositivo inicial de los ejércitos enfrentados, 1 de septiembre de 1939.

La irrealista impresión de la campaña fue acentuada por el esfuerzo de la propaganda alemana, que siguió el ritmo de las operaciones no siempre según lo acaecido. Los ejércitos alemanes fueron descritos como altamente motorizados, con un apoyo de tanques fuera de proporción con el número real de vehículos blindados disponibles, y con flotas aéreas apoyando a las unidades de tierra de forma rápida y con la máxima eficacia, supuesto totalmente falso y falto del menor fundamento. Poco se habló de las columnas de suministros transportados a caballo o de las divisiones de infantería que con frecuencia avanzaron a pie a un ritmo de 25 kilómetros diarios o de los repetidos bombardeos de la Luftwaffe sobre unidades alemanas avanzadas. El propio Heinz Guderian fue víctima de una barrera artillera alemana, que por poco no acabó con la vida de uno de los artífices del puño acorazado alemán.

luftsieg-uber-polen

"Victoria aérea sobre Polonia". El comienzo del mito, que todavía perdura.

La tarde del 31 de agosto, R. Heydrich ordena a los SS de Helmut Naujocks el inicio de la pantomima, consistente en atacar la estación de radio de Gleiwitz provistos de armas y uniformes polacos. No dudan en disparar sobre el personal alemán y radiar en perfecto polaco un grotesco comunicado ofensivo con la intención de que fuera escuchado en Breslau (Wroclaw), pese a que  la estación no tenía alcance para ello. Además, se colocarán diversos cadáveres de presos comunes sobre el terreno que previamente habían sido ejecutados con inyecciones letales y a los que se acribillará para dar las pruebas concluyentes de la invasión polaca del Reich. El comandante de las SS Himmler recibió el siguiente mensaje: “La abuela ha muerto”, mientras el Führer anunciaba ¡Desde las 04:45 del uno de septiembre, nuestras fuerzas armadas han pasado al contraataque!

tropas-alemanas-entran-en-sochaczew

Tropas alemanas entran en Sochaczew.

Morir por Danzig

El Plan Blanco (Fall Weiss), ultimado en las últimas semanas de agosto, establecía como primera medida obtener la supremacía aérea que sólo se obtendrá por la desproporción de fuerzas y no según el mito por la aniquilación en tierra de la fuerza aérea polaca, pues el primer día sólo se destruirán 28 aparatos, en su mayoría obsoletos, y a lo largo de la campaña sólo se alcanzará la cincuentena.

combate-aereo-pzl11-vs-he111

Combate aéreo sobre Polonia.

Seguidamente, los 3º (Küchler) y 4º (Kluge) Ejércitos estrangularán el corredor de Danzig desde el Oeste y Este, en exceso guarnecido de unidades polacas cuya suerte a nadie podía llenar de asombro, en vista de la tardía movilización y un despliegue más político que militar. Simultáneamente, los extremos apoyados desde Prusia Oriental y la recién ocupada Eslovaquia iniciarán un movimiento de cerco sobre Varsovia que, en vista del éxito de las operaciones, se ampliará para copar las unidades enemigas hasta la línea de demarcación fijada con los soviéticos, el día 23 de ese mismo mes.

 Imágenes de la invasión en un noticiario de la época.

Mientras tanto, los ejércitos del centro del dispositivo se limitarán a empujar hacia el Este, procurando que los polacos no puedan hacerse fuertes en el curso de los cauces fluviales. Cierto es que algunos ejércitos cuentan con más formaciones blindadas que otras (XVI Pz. K. de Höepner), pero ello no es por la creencia previa en una ruptura blindada, sino porque las distancias a recorrer eran superiores al resto. El concepto Blitz será traído posteriormente a caballo ganador y en plena campaña más de un comandante panzer será censurado por su temeridad, con lo que se perdieron claras ocasiones para explotar el éxito. La infantería alemana ni seguirá a las formaciones acorazadas y en nada se mostrará superior a la polaca; la artillería, en su mayoría con afustes hipomóviles, deberá ser sustituida por la aviación táctica cuya efectividad es infinitamente menor a la alardeada por la propaganda, y es justo recordar que la mayor proporción de las bajas polacas fue causadas por la artillería. Estadística que será constante en todas las campañas del conflicto, por mucho que se empeñen fuentes populistas hipnotizadas por la estética: Stuka, Tiger y resto de fieras del zoo…

carro-7TP-polaco

Un carro 7TP polaco.

La venganza de Grunwald

Liquidado el pasillo de Danzig, no falta más que pivotar hacia el Sur y embestir de flanco a toda fuerza polaca que todavía se empeñe en defender los principales núcleos industriales situados en el oeste de su país, y evitar que estas zonas, con un gran componente de población de origen germano, puedan alegar un hecho consumado (fuerzas partisanas alemanas se unirán a los invasores durante el conflicto), mientras, en el Sur, se sigue avanzando de forma inexorable: Blaskowitz hacia Lodz, para cercar Poznan; Reichenau con el grueso hacia el centro en dirección a la capital, y en el ala derecha List con el objetivo de alcanzar Cracovia.

batalla-de-bzura

Batalla del Bzura (bitwa nad Bzura).

En las jornadas siguientes a la declaración tardía de guerra de las potencias occidentales, se alcanzará la línea del San, donde se pondrá asedio a la fortaleza de Przemsysl. En el Norte, los tanques de Guderian alcanzarán el Bug tras forzar el Narew. Todo ello sólo por la iniciativa personal del citado, que lo pondrá justo en las espaldas de la capital del Vístula. En ese momento en que el organigrama polaco estaba totalmente colapsado por su precarias comunicaciones y el acoso continúo de la Luftwaffe a sus líneas de suministros (a pesar de que su aviación y su D.C.A. logrará derribar numerosos aparatos), es entonces cuando Reichenau aprovecha el escaso margen de maniobra polaco para explotar una brecha entre el río Pilica y Lodz y descolgarse de sus líneas para llegar el día 8 a la periferia de Varsovia.

Batalla de Bzura

En el Sur se producirá la batalla más encarnizada, consecuencia del único intento serio de contraataque polaco en el sector del Ejército de Poznan (Kutrzeba), que el día 9 con tres divisiones de infantería flanqueadas por las brigadas de caballería Wielkopolska y Podolska, más seis divisiones en segundo escalón, se lanzan contra la 30ª Div. a la que sorprenden por completo. El avance sobre Varsovia queda momentáneamente detenido y con rapidez se trasladan dos divisiones de infantería y una ligera a detener el arrollador ataque cuyo objetivo es abrirse paso hasta la capital para unirse a su guarnición. Contenido el empuje, pronto se invertirá la situación con la llegada de la 1ª y 4ª Div. Panzer y seguidamente de los III y XVI Panzerkorps.

El día 13 los polacos inician un tardío repliegue hacia Radom con la intención de reagruparse y tratar de internarse en territorio rumano, pero son cercados por 5 divisiones panzer y 14 de infantería. El día 16, la Luftwaffe se lanza en masa sobre la bolsa mientras el XVI Pz.K. trata de laminarla. Los polacos, por su parte, no permanecerán impávidos y, tras varios intentos fallidos, algunas unidades logran romper el cerco atacando hacía el Este en el sector del 10º CE. Serán interceptados en última instancia por la 4ª Div. Panzer. Aún así, dos brigadas de caballería y dos divisiones de infantería lograrán su meritorio propósito.

Batalla por Varsovia

La capital polaca comandada por un general llamado Rommel ¡La casuística en ocasiones tiene un fino sentido del humor! ha decidido combatir en una lucha heroica pero sin esperanzas. Los primeros choques se producen el día 8, siendo rechazadas las avanzadillas acorazadas del 4º Ejército en los barrios de Wola y Ochota por las baterías contra carro polacas. Una vez rebasada la fortaleza de Modlin en el Norte, al cabo de una semana se unirá el 3º E que probará el asalto por la margen oriental del río a través del barrio de Praga, escenario, cinco años más tarde, de feroces combates entre soviéticos y alemanes. Dos días más tarde, el 18 llegarán los restos del ejército de Poznan que, tras el fracaso de Bzura, han logrado eludir el copo a duras penas por el bosque de Kampinos y reforzar la guarnición, que a su vez ha efectuado una salida en fuerza para facilitar el enlace.

asedio-de-varsovia-24-27septiembre1939

El asedio de Varsovia, 24-27 de septiembre de 1939.

El día 22, las calles de la ciudad se llenan de octavillas lanzadas por vía aérea con el ultimátum de que, si en doce horas no se obtiene la rendición, el territorio será tenida como zona de guerra. Hay que hacer un inciso para precisar que el primer ataque sobre la ciudad se producirá a las pocas horas de iniciarse las hostilidades, con un saldo de 16 aparatos alemanes derribados por la caza polaca a cambio de 10 aviones polacos. Conforme trascurran los días y la aviación polaca obviamente disminuya por el desgaste de los combates, todavía le quedará a la ciudad una tupida red antiaérea que se cobrará no pocos tributos. Al término del plazo, una formación superior a los mil aparatos sobrevuela la ciudad del Vístula. Se les unirán en su dantesco cometido un número superior de piezas de artillería que por fin han podido alcanzar las vanguardias del vertiginoso avance alemán tras el derrumbe del orden de batalla polaco. Su general en jefe Ridz-Smygly que, previo cerco se replegó a Brest Litovsk (Quizá siguiendo el ejemplo del gobierno republicano español y su huida de Madrid a Valencia en los días más duros del invierno de 1936-37, grave error en ambos casos) dejará una guarnición que cuenta con cerca de 150.000 hombres entre los que destacan el grupo motorizado Warszawa y el 1º de Tanques ligeros que tiene que hacer frente a un total de 13 divisiones alemanas.

cocina-campaña-alemana

Cocina de campaña alemana (foto autor).

Tras el despiadado bombardeo del día 25, las tropas germanas se lanzan al asalto por el Sur conquistando las fortalezas de Sczesliwicki, Mokotowski y Dobrowski. Por el Oeste también es tomado el fuerte de Berna, adentrando en el Bielany hacia el centro histórico y los puentes sobre el Vístula. Finalmente, el alcalde Starzynski y el general Rommel ordenan deponer las armas, mientras la radio difundía los acordes de las Polonesas Op. 40 de Chopin. De inmediato las SS y la Gestapo se abaten sobre Polonia, ante las protestas del general Küchler al gauletier Koch “El objetivo del ejército alemán no es hacer de gastadores de una banda de asesinos”. Por su parte, la NKVD soviética tampoco tuvo nada que envidiar a los sicarios del Orden Negro, y no sólo por la conocida masacre del bosque de Katyn.

La rendición de Varsovia, en un vídeo de la época. Pueden verse a los general Blaskowitz y Kutrzeba discutir los términos de la rendición.

Puñalada eslava

La mañana del día 17, en cumplimiento del protocolo secreto del pacto Ribbentrop-Molotov, la tropas soviéticas cruzan las fronteras orientales de Polonia. El tratado requería a Moscú la apertura de este frente ya a comienzos de mes, pero como de costumbre el taimado Stalin espero para otear la coyuntura internacional. El comunicado oficial afirma que “El Gobierno no puede tolerar que sus hermanos bielorrusos y ucranianos sean abandonados a su suerte, en su razón el Ejército Rojo ha cruzado la frontera para proteger a la población y sus bienes”… todo el mundo sabe que para proteger la propiedad privada y la integridad física del género humano nada mejor que un totalitarismo de corte comunista…

El contingente soviético está dividido en dos gigantescas agrupaciones una Norte con objetivo Vilna, y otra Sur con objetivo Grodno y Brest Litovsk. Entre ambas cuentan con 17 brigadas blindadas, 21 de caballería y 25 divisiones de infantería. Se presupone que tras más de dos semanas de lucha el ejército polaco estará muy mermado y sus fuerzas serán testimoniales. Por ello se experimentará con la infiltración de unidades acorazadas plenamente autónomas, apoyadas por la caballería y marginando a la infantería a tareas de ocupación y limpieza del terreno. La innovadora teoría no irá pareja con la práctica, y las pifias y yerros son una constante en todos los ámbitos en especial en la logística y el combate urbano, carencias que no se llegarán a solventar de forma satisfactoria hasta cinco años más tarde, concretamente en el verano del 44, con el desencadenamiento de la Operación Bagration, momento a partir del cual el Ejército ruso pasará a provocar insomnio en todos los Estados Mayores occidentales…

Dejando aparte alguna que otra escaramuza fronteriza, los choques más cruentos se producirán en Vilna el día 19, donde la 6ª, 22ª y 25ª Brigadas y nueve batallones de infantería más la 20ª Bía. contra carro, al mando del coronel Janiszewski, lograrán destruir un buen número de carros hasta la aparición de la 24ª Brigada de caballería que desequilibrará el balance a favor de los atacantes. Al día siguiente la 27ª Brigada se adentra en la red viaria de Grodno, siendo rechazada con sensibles pérdidas de carros BT-7, y debe replegarse a la espera de refuerzos consistentes en la 20ª Brigada motorizada y los 101º y 119º Rgtos. de infantería. La población no será controlada totalmente hasta el día 22 y muchos de sus defensores lograrán huir a Sopockinie. El osado general de la guarnición, Olszina Wiczynski, será ejecutado nada más ser capturado ¡Mira que defender a su patria, si al final será cierto lo de que los extremos se tocan!

Lo curioso del hecho consumado es que los defensores de la libertad del orbe declararán la guerra a Alemania el 3 de septiembre; Gran Bretaña a las once de la mañana y Francia a las cinco de la tarde, como consecuencia de garantizar la integridad territorial de estado polaco, pero a últimos de mes parece que lo de hacer lo propio con la Unión Soviética les venía un poco a destiempo ¡Uno es compañía, pero dos son multitud! y con hacer un conato de ataque en el Sarre sin más pretensiones y retirarse al poco (4 de octubre) a la ficticia seguridad de la Línea Maginot a esperar que los alemanes se repongan para poder atacarles y tomarlos por la retaguardia se resolvía el molesto compromiso concertado ¡Este último párrafo tiene un subliminal y voluntario mensaje que por nada del mundo ocultaremos!

ofensiva-sarre-1939

La invasión del Sarre, visto en un mapa a gran escala.

El 18 los soviéticos toman contacto con tropas del 14º E. alemán, ya se habían producido algunas bajas en ambos aliados ocasionales por fuego amigo, o en este particular, “conocido”. El día 22, la 29ª Brigada blindada del general Semion Krivoshein recibe la orden de ocupar Brest-Litovsk. En sus arrabales se encuentran con las tropas alemanes que ya han ocupado el objetivo. Llevado ante el Jefe del sector, que es nada más y nada menos que Heinz Guderian, tras un franco y cordial intercambio acuerdan celebrar un desfile conjunto de los T-26 soviéticos y los Pz. II alemanes ¡La política hará extraños compañeros de cama, pero la guerra ni te cuento!

desfile-brest-litovsk

Compadreo nazi-bolchevique. Guderian y Krivoshein presiden un desfile conjunto en Brest-Litovsk, septiembre de 1939.

Ulanos, mitos y falsas conclusiones

La caballería polaca jamás cargó contra los panzer alemanes; su uso mayoritario fue el de infantería montada y en su empleo contaba con buen y abundante material artillero y anti tanque. Su movilidad permitió taponar aunque sólo fiera temporalmente las amplias brechas que ocasionaban las vanguardias acorazadas enemigas. Sin embargo sí que cargaron contra unidades de infantería alemanas como ilustran los siguientes esclarecedores ejemplos:

El día 1 de septiembre, el 18º escuadrón de caballería al mando de Kazimierz Mastarlerz descubre cerca de Krojanty a una unidad de infantería germana de la 20ª Div., que descansaba en un prado; de inmediato doscientos jinetes sembrarán el caos entre los infantes, que sólo se salvan de la total aniquilación por la afortunada aparición de varias autoametralladoras de reconocimiento (Sdkfz 222 y 231) que abaten a una veintena de ulanos, entre ellos a su bizarro coronel. Esa misma jornada, el 19º escuadrón sorprenderá en Motra a elementos de infantería de la 4ª Div. Pz., que como sus camaradas de la 20ª saldrán en poco marcial fuga.

brigada-wielkopolska-batalla-bzura

La brigada Wielkopolska en Bzura.

El día 12, en la localidad de Kaluszyn, se producirá una sorprendente carga nocturna coronada con el éxito, que, al igual que en Krasnobord, no sólo rechazará a la caballería alemana sino que capturará al Estado Mayor de la 8ª Div. de infantería. La brigada Podolska de caballería será la única unidad polaca en adentrarse en territorio alemán, concretamente en Prusia Oriental. En este mismo frente se producirá el combate de la 1ª Div. de caballería alemana contra la brigada Mazoviecka, de irrelevante resultado. La última y épica carga de la caballería polaca se producirá el 27 de septiembre en las cercanías de Przemysl contra los soviéticos que se interponían entre ellos y la frontera húngara (todas las unidades habían recibido orden de internarse en los países neutrales vecinos). La unidad, sin esperar más comunicados, desenvaina sus sables y carga, siendo recibida por un nutrido fuego de las Maxims y las Fa-1. La primera línea soviética es aniquilada a sablazos, pero las monturas no soportan el esfuerzo tras tantas jornadas de constante retirada y esos valientes son capturados en bloque incluyendo al posteriormente afamado general Anders, pero un pequeño grupo continua al galope y consigue internarse en territorio magiar.

La aviación polaca perderá un total de 260 aparatos. Muchos lograrán huir en vuelo directo a Rumanía,dónde posteriormente demostrarán su valía en la batalla de Inglaterra. Como hemos visto, 50 serán destruidos en tierra, 70 en combates aéreos y el resto por la mortífera Flak (Artillería antiaérea alemana). Los alemanes reconocerán las pérdida de 251 aparatos, muchos de ellos recuperables. el desglose por modelos es el siguiente: 12 transportes, 13 hidros, 9 aviones de enlace, 78 bombarderos (He-111 y Do-17), 67 cazas (BF-109), 12 Zerstörer (Bf-110), 31 Stuka (Ju-87), 28 aviones de reconocimiento de largo radio de acción, 35 aviones de asalto y apoyo (Hs 126 y He 51). Pese al tópico y sin poner en duda el trascendente papel de la aviación alemana que suplió las carencias de las otras armas, la coordinación entre está y el ejército sólo se producirá en las últimas jornadas pues hasta ese momento los objetivos y misiones eran elegidos por los propios mandos de la Luftwaffe.

La Wehrmacht no era una muy eficiente organización de combate y que no llevó a cabo mucho de lo escrito sobre la teoría de guerra móvil en la práctica de la batalla, su coordinación, a pesar de episodios brillantes, no fue tan efectiva como se vociferó a los cuatro vientos. Su armamento, incluidos sus mimados panzer, acusará graves deficiencias, quedando patente que sus modelos I y II ya estaban totalmente desfasados y debían quedar relegados a soporte de piezas de artillería (cañones de asalto). Su alta vulnerabilidad los excluía de participar en ataques en fuerza y sus grandes cruces blancas, que serían de excelentes dianas, los convertían en un caramelito para los sirvientes de los cañones antitanque. Las pérdidas de la campaña fueron: 89 Pz I, 78 Pz II, 26 Pz III, 10 Pz IV y 6 Pz 35 ¡Más de doscientos carros, ahí es ná!

tanqueta-tk-polonia

Tanqueta polaca TK en el museo militar de Belgrado (foto autor).

Pero la conclusión primordial de la campaña era obvia, incluso para los no versados en asuntos militares: el fin de la bataille conduite (Batalla metódica) es decir, la prioridad de la potencia de fuego y una conducción sistemática y coordinada con nulo margen a la improvisación, según las erróneas lecciones de la Gran Guerra. Serán los alemanes, a pesar de los intentos italianos y soviéticos, los que devolverán el valor físico del movimiento a los campos de batalla, cuyo peso específico es todavía vigente en la actualidad. Aunque algunos sátrapas con exceso de petrodólares sigan anclados en la prioridad del valor físico Fuerza, sin apercibirse de que carecen del renovado por la Blitz y es esa la razón de que tantas y tantas Madres de todas las batallas, terminen siendo una cacería de patos “acorazados”.  Su embrión fue incubado en las lejanas llanuras polacas, aunque su actual dominio se hallé en manos de un grupo muy reducido de potencias que más que de física tienen un dominio global sobre la Alta Tecnología, pues también el valor sin restricciones de las cargas de caballería quedo enterrado en las citadas llanuras…

Schleswig_Holstein_firing_Gdynia_13.09.1939

Una de las fotos icónicas de la campaña: el bombardeo de Gdynia por el acorazado-buque escuela Schleswig Holstein, septiembre de 1939.

Báltico: el lago alemán

La desproporción de fuerzas y el atolladero geográfico que es el mar Báltico han ocasionado que la vertiente marítima de la campaña haya sido ignorada por sistema, limitándose en el mejor de los casos a citar la contribución del obsoleto buque Schleswig Holstein al asedio y conquista de la Westerplatte, en el canal al Norte de Danzig. Al bombardeo del litoral también contribuirá su gemelo el Schlesien sobre Gydnia, Grossendorf y Hela.

plan-peking-evacuacion-buques-polacos-gb

Operación Peking: los destructores polacos navegan hacia Gran Bretaña, 31 de agosto de 1939.

Previamente al inicio de las hostilidades, los destructores polacos Blyskawica, Grom y Bzura zarparon para refugiarse en puertos franco británicos. Durante las misma los submarinos: Zbik, Ris y Sep lo harán en Suecia dónde serán internados, el Orzel lo hará en Tallin (Estonia) de cuyo puerto logrará escapar y refugiarse finalmente en Inglaterra, dónde también lo conseguirá el Wilk, a pesar de los graves daños causados por la Kriegsmarine.

orzel-tallinn

Placa de homenaje al Orzel en Tallinn, Estonia, de donde consiguió escapar el 18 de septiembre pese a que los estonios les habían confiscado cartas náuticas con intención de internarlo por el resto de la guerra.

Por su parte, la Luftwaffe hundirá al destructor Wicher y al minador Grif, tres submarinos y otras unidades menores abandonadas en sus apostaderos por sus tripulaciones que tratarán de unirse a la guarnición de la capital.

Destino siniestro

Más allá de las conclusiones táctico-operacionales que de forma tendenciosa se quieran extraer de la corta campaña polaca, queda su proyección estratégica continental imbuida por la ancestral supremacía alemana en el territorio de su Drang Nach Osten “Marcha hacia el Este” y que tendrá un efecto placebo en las adormiladas conciencias occidentales que no intuyen el prioritario Lebensraum “búsqueda del espacio vital” que para su desgracia se antecederá al choque con las intenciones zaristas de siempre, heredadas por la Unión soviética, que de todas formas eran de menor intensidad que el expansionismo teutón.

Por su parte, Polonia, encajada en la intersección de dos imperialismos voraces, se obstinó, de forma imperdonable, en ser, junto a España, la única nación del continente dispuesta a morir por su independencia, y a día de hoy, en la próspera, voluble y de oficio olvidadiza Europa occidental, más que doler, escuece, pues le resulta más factible asimilar lo de: sangre, sudor y lagrimas, pero si estas son de terceros mejor que mejor…

Bibliografía

La invasión de Polonia, Steven Zaloga, RBA/Osprey.

La guerra relámpago, Robert Wernick,Time Life/Folio.

La segunda guerra mundial, Martin Gilbert, La esfera de los libros.

Detrás del mito, José A Peñas, HRM.

Blizkrieg Lloyd Clark, Pasado y Presente.

Batallas por tierra, mar y aire 1939-1945, VVAA, Dismail.

Blitzkrieg, Miguel del Rey, Edaf. 

La isla de la Esperanza. L. Olson, Desperta Ferro.                               

Batalla por Polonia, José Díaz, Idea.

El mito de la Blitzkrieg, Karl H Frieser, Salamina.

Fuerzas Aliadas occidentales, Michael E Haskew, Libsa.

Previous page: ¡Un millón de bayonetas!  Next page: Guerra naval